martes, 30 de junio de 2009

sin ti...



Que seca es sin ti

la cara bella de la luna,

la miro como siempre

-no te encuentro-

sé que estas del otro lado.



No importa

si mi vista no te alcanza,

ahí en donde estás,

es donde te guardo

mis plegarias...



Due® 30Junio09

lunes, 29 de junio de 2009

Medias verdades


Si hoy te hablara de estrellas,
mares, cielos,
medias lunas o lunas completas,
si te cuento de aves y sus vuelos,
de una ardilla, una orca,
de un suspiro enamorado o de otro en esperanza,
de una hormiga, de una gota,
de la mariposa más hermosa,
de una pisada mía, de tu huella,
de mi caminar sin prisa,
de ese tu correr si pausa,
del cantar y el mismo canto,
del silencio, de lo dulce y de lo amargo,
del aroma de las flores o fragancias de magníficos inciensos,
de las once campanadas de la iglesia de aquel nuestro parque,
si te deletreo colores que se ríen
del arco iris por que en él no viven,
si te rezo o te enseño ese mi silbar tu nombre en estribillo,
si te digo fruto, fruta, vida,
horizonte azul-naranja en lejanía.
Estaría contándote medias verdades,
hoy me sabes, hoy te huelo,
hoy te siento como comunión
que se hace con el pan recién horneado,
juzga tú a mi amor, amor, que hoy se despertó
pensando en ti y sólo cosas reales.

Due® 29junio09 ( en un dìa màs sin tì)

Desayunándote…


Que bellas mariposas me dejabas navegado
en la boca del estomago,
que bella era esa forma en la que se trastocaban
en avispas locas – y amor, picaban, vaya que picaban-
cuando te ausentabas a tus obligaciones.

La idea de mi corazón era amarte,
vi tu luz y me encandile del brillo de tu alma.

La acción fue el cambiar el mal hábito del desayuno
que acostumbraba antes de ti con café y tostadas,
para sentirte en mí con el cambio de lo bueno
y nuevo del aroma de la fruta y la infusión de manzanilla.
Poco cambio es cierto, pero muy enamorado.

No lo sabes corazón, nunca te lo dije, pero en tus ausencias,
esas que se daban cuando te ibas cumplir lo que era sólo tuyo,
leía en voz alta,
leía de fantásticas novelas y escribía a tu corazón poesía,
practicaba amor,
sentía que mi voz llegaba a tu lejanía,
creía que cuando en mis brazos estuvieras,
leería con mucho mas soltura embelesando tu mirada.

Tu mirada amor, nunca hicimos el amor a oscuras,
la habitación en verde-luz como tus ojos
en cada beso se iluminaba
¿lo recuerdas?,
dilo por favor,
no me dejes con la duda,
no me digas que sólo era mi imaginación tan desbordada.

Y ahora corazón, ahora que ya no regresas,
ahora que te has quedado a cumplir con lo tangible,
ya no hay mariposas, sólo avispas
que no pican pero que aún revolotean,
te recuerdan y suben y bajan del estomago a la garganta,
creo amor, que vuelan atraídas por tu labios que imagino,
el aroma de mi amor, y las frutas cada día por la mañana .

Due® 28Junio09

lunes, 22 de junio de 2009

Con luna de plata..


Déjame adelantarme amor,
y antes de que me digas el frio
“qué me cuentas” te digo, todo mi amor;
el viento me roza la cara de suave manera
seduciendo éste mí tiempo de nuevo,

la lluvia humedece mi cara y aún con frio
me paro en la esquina y alargo la vista
intentando mirarte de nuevo.
No se me quita la manía del café a media tarde
suspirando sin prisas y recordando tu risa.

Aún fumo corazón, mi cabello, mi ropa y mi piel
me huelen a ti y a tu alma
tal cual como cuando a mi lado estabas.
Me quite del cuello la piedra que me obsequiaste,
lastimaba mi pecho,
la he puesto junto a la ventana para que nunca
le falte ni sol, ni caricias de viento
y se alimente en las noches con luna de plata.

Mi andar ha cambiado un poco,
aprendió que el desconsuelo y el dolor
son parientes del suelo,
ahora camino con la mirada un tanto baja
buscando en el piso los treinta y siete pendientes
que por falta de tiempo nunca cumplimos.
Yo he cambiado muy poco corazón
y lo lamento, aún no se explicar lo que siento.

Te amo mi amor, eso no cambia ni con los días
ni con el tiempo eterno que llevo sin verte.
Recuerdo con mucha ternura cuando
en las noches de media luna la mirada peinabas.
¿Qué te cuento mi cielo? todo mi amor,
tú ya lo sabes; soy diferente.



Due® 22de junio09

sábado, 20 de junio de 2009

Uno más


Dime que ya no recuerdas cuando
te enseñe como se quita el frio de la piel,
de tu pasado y de todo lo que ahí habías acumulado
y que te saben agrios ahora mis te amo;
esos que te dije al oído y tatué entre líneas
en cada uno de los versos que te he dedicado.
Anda, dime qué no saben más a beso mío
cada uno de los buenos días que te dedicaba
día con día a las diez y diez de la mañana.

Dime que en tu mirar la luna se ha vuelto luna
y cuando la miras ya no rezas muy bajito
esas oraciones donde unías a futuro tu nombre con el mío
y que tu aliento no es más aroma-manzanilla,
que tu piel de oro no se enchina y reclama de mis manos
las caricias de escribir –amor- en cada parte de tu cuerpo.
Dime que en tus sueños no me tomas de la mano
y me borro de esa parte de tu vida que dices
que ya no es mía y me voy mirando al suelo
recogiendo mis recuerdos para hilarlos
sin metáforas hasta escribirte corazón,
en un sentido adiós, uno más de mis poemas.

Due® 20junio09

martes, 16 de junio de 2009

A tinta suelta...


En los versos, en las cartas,
en mi piel que sobrevive a tus caricias
aún después de arrancarla.
En la etiqueta del café que cambie por manzanilla
haciendo caso a la taquicardia que me acompañaba
en el desayuno al recordarte.

En aquel poema que con locos trazos escribí
sobre tu espalda para que nunca lo leyeras;
pero para que sintieras corazón
lo que es amar amor a ciegas.

En el cuento de nuestro futuro que escribí
sobre tu piel y se borro al primer regaderazo.
En el papel de mis poemas náufragos
que nunca te llegaron –o que nunca contestaste-.

En la absurda forma de marcharte
sin dejar sobre la mesa ni un recado,
ni las llaves, ni la tarjeta de presentación
con tu dirección para buscarte.

Te quedaste en tinta corazón;
a pesar de tu forma de ignorarme
y en lo extraño de tu olvido,
en mi tinta vives - tú lo sabes-,
te inventé a tinta suelta suspirando,
salpicando el teclado con los besos aún no dados,
con gotas de mis ojos, y con toda mi poesía.

Due® 15junio09 (Fin...)

Lo que no te escribo…


Esta mi ciudad que no conoces va girando,
y te extraño en lo que antes era y también
en cosas nuevas que recién descubro.
Todo va cambiando, incluso mi amor
que al extrañarte crece día a día.

Te extraño y te miro en los espectaculares
de la avenida rumbo al trabajo,
en el libro del romanticismo clásico
que describe con detalle toda singular belleza,
en aparadores de tiendas departamentales
en donde a cada maniquí lo viste tu presencia.

¿Qué ya no te digo que te amo?

Tal vez no con esas dos palabras,
y no lo hago para no gastarlas
en la cruel monotonía de las repeticiones.
Pero busca entre renglones,
en mis calles y en aquello no escrito,
lee tu primer poema – o éste corazón-
estoy seguro que al leerlo
y recordar el momento en el que fue escrito,
tu corazón te dirá con sus latidos
lo que por ti siento mi amor,
y lo que sientes que ya no te escribo.

Due® 15junio09

Adorador...


Yo no partí cuando te fuiste amor,
me quedé aquí observando tu espalda,
mirando tu andar de piernas largas,
extrañándote desde antes de que dieras
vuelta a nuestra página.

Aún estoy aquí amor,
con tanto o más cariño del que a tu alma
profesaba en aquellos nuestros tiempos;
te estoy guardando todo el mar
en aquella caracola rosa,
y mis suspiros en el aleteo
de los chupamirtos que visitan mi ventana,

Yo no partí más que el tiempo en dos amor;
el que se iluminaba con tu bella risa
y el de ahora que me sabe a cuando estabas.
Te estoy guardando con amor aquí el calor
que me brindaste en el alma;
lo tengo en todo el cuerpo corazón,
tus caricias se pintaron en mi piel eternas.

Te miro cada noche en su luna ;
y la invento cuando está nublado.
Te lo dije corazón, soy adorador del fuego,
me quedaré aquí añorándote, amor,
algunas veces como si no pasara nada,
y otras consumiéndome como pabilo.


Due® 11junio09

Una vuelta...


Y me paro de nuevo sobre un pie
en nuestra banca de aquella nuestra plaza;
y me toco la nariz al estirar la vista hasta allá
en donde la oscuridad de cielo se rompe
con la luna y las tres estrellas que semejan
los lunares de tu pecho,
me veo como loco y no te encuentro.

Y antepongo el “de” a tu apellido
continuando con el mío; lo hago en silencio
así como cuando sumerjo mi boca en la playera
para mencionar como oración tu nombre.

Hago todo como cuando estabas
y no me sabe a nada, bueno sí;
me sabe a mala broma,
a tostada mal dorada
y a teléfono desconectado.

Y me río al recordar tus gestos cuando te reías
de mis ocurrencias, y de tu nariz fruncida
como cuando hacías como conejito.
El viento no huele a manzanilla,
la lista de pendientes se quedo pendiente
y en ella no encuentro mandarinas.

Te dedico hoy tu ausencia corazón,
yo te amo, quizás mañana lo entiendas y te des,
lo menos para que te vea,
por aquí una vuelta.


Due® 11 junio 09

A conciencia


Hoy de noche decidí regalarme un momento;
para verte amor,
para mirarte en la luna con su faz color de nácar;
y tirarme con consuelo a la cama a soñarte,
y soñar que aún me amas,
y terminar juntos la lista de pendientes
que acordamos encerrar
entre paréntesis formados con los brazos;
y besarnos,
una, dos, tres veces… -
-como puntos suspensivos-
para que la historia no termine.

Y mirar tu rostro en mis parpados cerrados,
obsérvate fijamente sin pasado,
en presente,
y soñar que aún me espera un futuro a tu lado;
escucharte corazón,
atender a conciencia lo que dices,
tus canciones, tus suspiros,
y leerte cariñosamente el poema
que te escribí cuando llegaste.

Hoy de noche dormiré contigo;
te he mirado en la cara bella de la luna.
Soñare contigo, con tu aroma y los tres lunares de tu pecho,
cubriré los fríos de mi alma con recuerdos,
y mimaré el lado de la cama en donde faltas.

Hoy de noche, decidí estar contigo,
no me importa dónde te halles
ni tampoco si de otro amor te has prendido;
es mi decisión amarte amor,
te lo dije -¿lo recuerdas?- yo soy diferente,
sé amar de otra manera;
lo mío no se da en fragmentos,
sé entregarme como te entregué
mi corazón… a conciencia.

Due® 9 junio 09

Te dedico...


…un beso y otro, un abrazo,
la rosa roja que te debo,
el corazón completo.
La parte de mis sueños que recuerdo.
Aquella estrella que como lunar
adorna la sonrisa de la media luna,
y las lunas donde cada noche
se refleja el amor de quienes se ama a pesar de la distancia.
El aroma a mandarina.
Los primeros y dorados rayos del sol
de oro de cada primavera.
La llovizna tenue que forma el arco iris.
Mis retinas tatuadas con tu rostro.
Lo que tengo sin pensar si lo merezco.
Dos palabras verdaderas que no escribo
por temor a que se gasten.
Mi pésima caligrafía con la que te escribo a tinta suelta.
El amor sin prisas, corazón.
Los recuerdos buenos que te lleguen en las noches
de insomnio y que como tenue brisa cubra tu alma
para acomodarte con cariño en tus sueños.
Mi cruzar la calle distraído mientras silbó tu nombre en estribillo.
Doce tazas de infusión sabor a manzanilla.
Una nueva playa con todos sus cangrejos,
sólo medio mar; ese que está en calma.
El poema que escribí en tu piel
y que no recuerdo como terminaba.
Cada verso de amor e incluso aquellos que te sepan agrios.
Las diez y diez por las mañanas.
Mis caídas y fracasos con todos los: De pie, aquí no pasa nada.
El amor, amor; mi vida, lo que fue de mi y lo que viene.
Sólo lo que soy; ni más, ni menos.


Due® 5dejunio09 (En un día como cualquier otro).

Advertencia…


Esta noche de luna soy viento,
me fugué de mi cuerpo que yerto
en la cama se queda sin mí.
Te sugiero mi amor, no inhales profundo
ni trates como antes de verme en la luna,
mete tu cara en alguna novela, no duermas;
no vaya a ser que respires de mí,
y me meta en tus labios, te bese y te haga sentir,
o en tus sueños me sueñes haciendo contigo el amor,
y posea de ti, de una ves para siempre la parte de tu alma
que sé aún suspira por mí.
Te lo digo amor; me duelen los labios llamándote
a rezos, se quedan resecos, partidos y huecos
al mirar una noche y la otra los cielos vacíos sin ti.
Te lo advierto amor, me he fugado de mí,
esta noche soy viento, no inhales profundo,
ni duermas amor, no vaya a ser yo de tu gusto
y me quede por siempre en ti.

Due® 3Junio09

Polvo, corazón…



Hay quien parte despidiéndose,
y en ese su partir levantan polvo
que termina por nublar recuerdos
-dos lagrimas-
lodo y después, de nuevo polvo.

Pero no es quien parte el que dicta el efecto,
es el que se queda y llora o atesora su recuerdo
quien decide el sentimiento.

Otros cuando parten, incluso sin decir adiós
-dos lágrimas o muchas-
hacen de nuestro corazón el cielo;
es ahí en donde anidan,
es el corazón donde hacen su guarida
sin volverse nunca polvo por el resto de los días.

12 tú eres de estos

Due® 1Junio09

Aquí…



Tu amor se me quedó aquí, a un lado, al frente.
Mi pecho no se arrepiente,
guarda con amor el calor de tus mejillas
y las travesuras de tu cabellera de oro.
Me recuesto como entonces, cierro los ojos,
fumo; en cada bocanada te dibujo
y mis manos siempre enamoradas
disipan despacito el humo cual si acariciaran
los bellos arcos de tus cejas.
La ternura de mi corazón te abraza,
te recuerda y te ama.
Mis brazos yertos te reclaman, y los puños
quedan apretados en resguardo de esas dos gotitas
que lloraste cuando nos amamos.
Tu amor se me quedo aquí amor,
en el lado que aun te pertenece,
al frente como ruta al horizonte,
y sé seguramente que también atrás.
Fumo; otra nueva bocanada y se forma
parte de tu nuca como fantasía disfrazada,
tu espalda que termina en amor, tus alas,
tus muslos; ahora no acaricio nada, fantaseo y de nuevo fumo,
cierro los ojos, las dudas se disipan;
te quedaste aquí amor, a un lado, en el frente,
en toda mi razón y el alma.
El humo a mí alrededor se gasta,
el cigarro se termina,
despierto de mi utopía amor,
te quedaste aquí envolviéndome la vida,

Después te veo corazón; en mis sueños,
en el humo, en mi piel que huele a ti,
en mi amor que sabe a tu cariño y en mis fantasías.


Due® 1 junio 09

El amor nuestro



Hablemos amor, del amor,
del amor verdadero, amor,
del que soporta el frio
la lluvia y comprende
que eso es sólo frío y lluvia
y no soledad y llanto.

Hablemos amor del amor fuerte,
del que parece roca,
del que apuntala los corazones
después de las controversias,
de ese que no se agrieta
por discrepancias
pero sin duda respeta las diferencias.

Hablemos amor del amor fuerte,
de ese que no dice “tuyo o mío” porque
sabe que todo es nuestro y hace causa.
Hablemos del amor que soporta, amor,
agrias discusiones pero que jamás
entra en las agresiones.

Hablemos amor del amor que habla,
que comunica y comparte pesares,
de ese amor, amor, que sólo
usa el silencio cuando se besa.

Ven amor y hablemos del amor
que nunca se jura eterno
porque se sabe humano y por humano
perecedero, pero se nutre con detalles
y respeto a cada momento.

Hablemos pues amor, de éste amor
que en el enamoramiento dejo
de ser tuyo y mío para ser ahora
y a cada momento, el amor verdadero,
es decir, amor, el amor nuestro.

Due® 12mar09

¿No lo era?


¿No era amor?

Lo terso de tu mano acariciando
los nudos de las mías,
y tu corazón envuelto entre versos;
besos, abrazos y caricias.
Mis dedos enredando tus cabellos
a mi sueños y tus sueños atándome la vida.
El aliento amor; tu aliento manzanilla
que me diste sin pensar que en él
se disolvieron mis amargas pesadillas.
Tus labios en los míos mientras
le rezaba en místico silencio
a tu alma oraciones aun no escritas.
Tu mirada incrédula que me miraba
cuando entrabas a mi alma mientras
te leía cual si fueras una mágica poesía.
El anillo de la tapa del refresco
que en tu mano sirvió de símbolo
perfecto de unión, amor, cariño y afecto.
Tu piel de oro que abrazaba con cariño a mis sentidos,
y los dedos locos tuyos-míos que vagaron infinitos
por rincones que antes no tenían sentido,
-la luna amor- la luna donde nos mirábamos
cuando requeríamos una caricia tú allá y yo tan lejos.
El sexo elevado a la séptima potencia
que supo a mágica correspondencia y no a sexo,
las lagrimas que precedieran a tu risa
engalanando el ambiente cual si fuera lluvia
fresca que regara ese nuestro mundo
que en ese instante olía a jardín de frutas-mandarina.
-sin duda me perdí amor-

Pero, dime corazón…. ¿No lo era?


Due® 29 mayo 09

A solas


Mis papitos me enseñaron a querer;
Quiero a Tararí, a mis abuelos,
a mis tíos y hasta aquel vecino que
me jala los cachetes cada que me ve.

Sin embargo en ocasiones
no comprendo a mamita,
me enseña cosas que cuando
pongo en práctica la dejan pensativa.

Ayer me vio hablando solo y escuche
que le dijo a papá que tengo
un amigo imaginario, y pregunto;
¿no será algo de cuidado?

Yo no dije nada, pero me quede pensando,
si ellos me enseñaron a querer;
¿Por qué se afligen cuando me platico
a solas el cariño que me tengo?

(al niño que fuiste apenas “ayer”)

Due® 28 mayo 09 Un excelente dìa.

Gracias...



Te debo mucho,
sobre todo ése apagar mi fuego lento
que se abrasaba a la búsqueda de sexo simple,
loco, sin reglas ni contradicciones,
llano, absurdo, sencillo y de ocasión.

Ahora, no sé qué buscabas,
ni tampoco si conmigo lo encontraste.
Lo que sé es que al mirarte
trastocaste mis sentidos,
me cambiaste lo barato de aquel sexo
que buscaba en hacerte el amor, amor,
dulce para siempre con el corazón y con la mirada.

Due® 26 Mayo 09

Un punto...



Veo desde lo oscuro de éste tiempo
que no quieres hablarme,
no respondes,
la boca se te ha quedado seca,
muda,
tristemente para mí sin verbo.

Sabes que me ahoga tu silencio,
¿pero dime?
¿Qué no habíamos quedado
en nadar aún contra corriente
en el rio de palabras?.

Anda amor,
este mar en calma es muy bravo,
se empeña a toda costa en ahogarme,
en dejarme sordo de tanto no decirme nada,

hazme una tabla, te lo pido;
con un punto de respuesta y salgo a flote,
ya después pensamos como hacemos una balsa.

No me dejes corazón morir ahogado,
nunca prometí amor eterno, -soy perecedero-
ni tesoros, ni estrellas,
ni siquiera tierras nuevas.

Sólo te ofrecí un bailecito loco que durara media vida
–es todo lo tengo-
sólo te pedí nadar conmigo hasta llegar al puerto
construido con el verbo que anuda las palabras.


Due® 22mayo09

Fragmentos...


No comprendo cómo es que llegan a mi mente los recuerdos.
Es decir amor, vivo respirando el aroma de tu aliento,
manteniendo en la yema de los dedos
la tersura de cada caricia que le he dibujado a tu rostro.

Sin embargo corazón, en algunas ocasiones
me llegas a la mente por fragmentos;
tu rizosa hermosa cabellera, el arco de tus cejas,
tu piel de oro con aroma a mandarina,
la promulgación de amor que grabaste en mis retinas
cuando me miraste en silencio y me dijiste todo
-y no dijiste nada-.

Me llegas de a poquito,
como agua de llovizna en día soleado y me río amor,
disfruto al no encontrar los matices de tus ojos en el arco iris,
y te veo amor, te observo en cada recuerdo que le llega a mi mente
y te nombro muy quedito mirando hacia abajo...
lo hago así, como si tu nombre fuera misa
y le rezara con todo el corazón al mundo.

Due® 6mayo09

Piedras, corazón...




Tu piedra corazón, la que colgué en tu cuello
aquella tarde-noche en donde el amor
se nos hizo presente; es una piedra sencilla
sin embargo significa la más bella gema
que a la corona de Reyes o princesas les faltó.

Y la mía amor, la de ástato, la que con tus ojos
tan maravillosos encantaste, esa que al colgarla
en mi cuello me dijiste que significaba aquella
estrella que en un poema entre letras te obsequie,
-tienen que reunirse-

Una no es tuya así como la otra no me pertenece,
son de ambos, son de ese amor que en aquella
tarde-noche mientras nos amábamos se presento,
tienen el poder de trastocarse la una en gema
y la otra en asfalto, pero hay condición; tienen
que tocarse cual si se besarán ;una en mi pecho
y la otra en tu corazón.


Due® a mi 12: 10y11

Lagrima


A ti mi vida, ¿o a ti mi corazón?,
Como sea;
a mi edad no entiendo lo que es la vida,
no comprendo esas cosas el amor que engendra gente,
¡vaya!
ni perderme la oportunidad de ver mi descendiente,
ni perderme en el súper,
ni en el estacionamiento de los que se estacionan a beber parodias;
-a escondidas de la vida-

Pero sí te digo corazón ¿o vida mía?
hay dos formas de llorar; la que duele;
la que conmisera,
la maldita lagrima que tenuemente
destilada por el tiempo y sin amor ahí sigue viva,
vivamente inmensa, ¿conoció otra?, una que me cuesta
otra que se acuesta, otra que me cuesta bien llorar;
es la lagrima ¿honesta?, -aún no entiendo vida mía, o corazón?-
esa que se baja del camión
en el intento de darle un beso al desgraciado.

Y regreso; ¿corazón o vida mía?
La otra lágrima es aquella que se sale saladita del ojito,
-no del tuyo, más bien de su loca y bien enamorada…. mirada-
de la que no tiene apuesta con el tiempo;
ni resentimiento, ni un cabello en la solapa;
ni lo que la vida dio a tres en turno
ni le dio respiración artificial a la moral en turno;
en la buena, en la libre , en aquella que vive de gotitas
-no lo entiendes vida mía ¿o corazón?

Déjame un ratito reposar junto a tu ombligo,
-me duele el cuerpo-
Ahí te cuento
y si no me entiende … con un beso te lo explico…


Due® 16mayo09

Buenos días...


¿Cómo pinta hoy tu día?
¿En pastel, en oleo o acuarela?

A mí por ti me pinta en melodía…

Te lo regalo


He vaciado mi pecho
de estorbos,
de ruidos y gritos,
de viejos lamentos,
de vísceras,
musculo y fibra,
de suspiros
que sólo sabían a viento
y a fruta prohibida.
He sacado de él
hasta el aire,
los compases y sinfonías,
las alocadas arritmias,
el marcapasos sin pila
que siempre dictaba
mal el camino.
Saqué aquél horizonte
que miraba a diario
con sus colores,
aromas y valles,
su cielo, las nubes,
montañas y ríos
y su verdad extraviada,
He vaciado mi pecho
de pasajeros amores,
recuerdos, dolores,
angustias, rumores
y sangre sin brío.
He secado
a conciencia
la herida
de éste mi pecho
con tus palabras,
promesas,
versos y besos,
he desinfectado
el hueco
con tus mimos,
tu amor
y la sal de mi llanto.
Así está ahora
mi pecho amor,
¿lo quieres?
es tuyo, te lo regalo…

Embobado...


¿Después de setecientos versos no me entiendes?
No te apures corazón; hoy hable con un experto.
Me ha contado que el lenguaje es de dos;
y disímbolo amor , tan extraño como tú y mi corazón,
como la razón de ser honesto, o la razón de ser….de ser
-o la razón- así de simple mi cariño; somos dos.
Escribiré, escribiré y escribiré y después de toneladas de papel
sólo quedará la culpa, la inútil culpa del pedir perdón,
la estúpida disculpa del te amo... ¡si te amo!
-no lo niego amor-
nunca negaría que era tu corazón el que guardaba la razón
ni podría negar que setecientos versos
le dijeran a tu a amor lo que asiente en cada tono
este embobado corazón.

Due® 16 mayo 09

Cómo...


Me faltan palabras
pero no sentimientos
para decirle sin penas ni dudas,
que ya pertenece a mi vida
a mi amor y mis sueños
con esa su bella pureza
que ya desde siempre rondaba
cada una de todas mis fantasías.
Cómo no decirle que le amo
si al ver su adorable sonrisa
en cada medialuna y sin importar
la distancia le dibujo en mi mente
historias y cuentos, poesías y versos.
Cómo no hacerle saber que le dedico
todo mi aliento y se lo encargo
al viento para que presto le llegue
a sus labios como cálido beso.
Cómo no hacerlo
si con la primera mirada,
-regalo de diosas y Dios-
me dijo quedito; tu sueño se está cumpliendo.

Due® 4mayo09

Soledad


Llega de a ratos
o para siempre,
con palabras o con callando,
acecha en los tic tac
de algunos relojes,
debajo de la escalera,
sentada a la mesa,
corriendo por las arteria,
o en de pecho de los que rezan
para pedir pero nunca agradecen…
Husmea bajo los parpados
-de preferencia los húmedos-
y vuela montada en suspiros,
es decir; en los besos que no se han dado.
Olfatea descaradamente
la indiferencia y se divierte mirando
de cerca a las mejores promesas;
esas que no se cumplen.
Le gusta la almohada mojada
del llanto que no vale la pena.
Reposa, fuma, y toma café
en las esquinas que se derrumban
con informalidades.
Llega de a ratos y es consejera
de quien para amar se respeta
-así, vale la pena-
pero se anida en la morada fértil
de los que gritan tan fuerte
como su miedo y no dicen nada.
Llega de a ratos,
o para siempre… es inminente.


Due® 29abril09

.

Déjame


Déjame colgar un suspiro en tu mirada
deja que vaya muy juntito a donde miras,
en una de esas le toca el hombro a tu mirada
y lo despierta,
o lo emociona,
o algo pasa y descubre que mirar hacia el pasado
solo es cosa de soñar entre comillas,

y si en ese despertar tu mirada busca
un horizonte más tangible,
más concreto aunque lo mires
y lo sientas muy lejano,
que sea mi suspiro el que te aliente,

así si en una distracción voltea y me mira y se emociona,
y madura de suspiro a beso
y algo pasa, o te atrapa,

que sea yo el que este de frente a tu mirada,
y déjalo que sea aliento en lo que miras,
y si madura,
y si se hace beso,
y te emocionas,
que se quede de guardián celoso
junto a la sonrisa de tu boca


Due® 2Mar09

Mandarina...



Un beso, y otro y el amor con calma,
y el suspiro,
y el aliento,
y el cuarto anaranjado con
el baño tenue del atardecer sin prisa .

Cuadros de madera oscura,
recuerdos poco cuerdos bien colgados en el muro.

Una terraza y la puerta abierta,
la cortina loca,
blanca y loca por el viento ,
-enamorada de su viento-
loca y majestuosa… y las caricias, y la acaricia,
y se levanta por el aire y deja ver afuera
como chocan las olas con las rocas

-la espuma-,

adentro provocan brisa, prisas,
y los roces de dos cuerpos
y las yemas copulando con la piel,
y el amor, amor afuera ,
amor adentro,
y la espuma,
y la palmera que se dobla con el viento,

-y renace con tu aliento, y tú aliento -

y tu carne desafiando olas en el cuerpo,
el silencio,
y más prisas,
y la brisa de tu cuerpo que suena a melodía,

-nervios, risas… sal en las mejillas.-

Un beso, y otro y el amor sin prisa,
y el amanece con sol,
la cortina abierta,
y el amor, amor, nos encandila,
sonrisas, miradas,
huele a brisa,
a tu aliento,
a ti mi aliento, huele a amor y a mandarina…

Due® 20febrero09

Te busco imperfecciones


Besas como nadie y tus besos
son para mis celos un defecto,
así como defecto es el mapa de tu pecho
donde tienes tres bellísimos lunares
que señalan sin pudor
el sitio donde guardas mi cariño,

me gustas más que nada cuando
con la yemas de mis dedos recorro
tu piel de oro, -toda, toda, ¡toda!…
y me encantas, y te admiro,
y te miro,
y tu piel es también defecto que encela
en mi mente toda posibilidad de no ser el primero,

y te busco imperfecciones y las hallo,
y en cada una más te amo,
siempre te soñé cómo un ser perfecto,
pero ahora que te toco y acaricio,
y te peso en cada beso
y te mido con suspiros,
palmo a palmo con defectos que me dicen
que tu cuerpo es diferente a mis alucines
y que tu alma

-tú alma-

enamoras a la mía en la trampa
que me pones en lo imperfecto del espacio
que es el templo de cuerpo … más te amo

Due® 23enero 09

... lo siento


Segundo a segundo te siento a mi lado,
me gusta enredarme en tus palabras
perfumadas con distancia
y dejar que mi mente vuele libre
alto y se aloque cuando leo lo que dices,
me gusta lo que siento
al saber que estando lejos
siento aquí en mi pecho
lo mismo que me cuentas con tus letras
que se mueven ante mi mirada
como hormiguitas despistadas
y me dicen cariñosamente que me quieres.

Me gusta cuando
de repente dices “gracias”
porque el corazón me late fuerte
y lo siento a flor de piel
diciéndote “te lo mereces”,
me gusta estar sentado esperando
con paciencia a que aparezcas
y me gusta esa leve desesperación
que siento cuando pasan
los minutos y no llegas.

Eso de mirar tu alma aquí a mi lado
cuando tu presencia esta tan lejos
colgada en mis suspiros es divino,
tan divino como el dolorcito
que al saber que eres tu quien lo provoca
me sabe a cosquillas en el pecho.

Eso de extrañarte no me gusta mucho,
pero no lo niego, esto que haces que yo sienta
en todo mi ser es producto de tu forma
de decirme con palabras y silencios;
“Estoy allí a tu lado en esta lejanía y de verdad…lo siento”.

Due® 6nov 08

A tu modo


Me sabe extraña tu forma de extrañarme,
cada vez que el camino guiñe un ojo
sientes que éste te reclama cada paso
de tus bailecitos locos y partes sin medir
ni tiempo, sentimientos, ni distancia.

El camino te habla y te tomas
de la mano de la fantasía,
vuelas como beso enamorado
al encuentro de la soledad del aire,
y entonces, en esa lejanía en la compañía
de nadie, dices que me extrañas.

Un giño basta para que suspires y te alejes
sin decir a dónde vas, ni cuando es tu retorno.

Cuando estas allá sientes que la lejanía
te ahoga y nunca te percatas que en ocasiones
el camino que siempre te seduce
disminuye entre nosotros la distancia

Cuando llegas, cuando al fin regresas,
te llenas los pulmones de nostalgia retardada,
te sacas los zapatos, reposas, te das tiempo,
y sin darte cuenta que lo de menos es lo que importa,
te dices en silencio que me extrañas.

Me sabe extraña tu forma de extrañarme,
a veces agria cuando le das poca calidad
al tiempo de tu ausencia y no me cuentas nada.
Sin embargo, cuando estas allá en la distancia
y me llegan en sueños los recuerdos de tu alma
y la brisa de tu aroma, más te amo amor,
porque sé que a tu modo, siempre me recuerdas.

Due® 14abril09

Recordándote...


De nuevo te he mirado al atardecer
allá en el horizonte.

He visto como suavemente
las montañas se han ruborizado
al contacto de los rayos del sol que la acarician,
he visto iluminada cada sima y cada cresta,
y han llegado a mí recuerdos tuyos.

Recuerdo aquella tarde amor
y tus mejillas encendidas,
tu piel dorada bella como cielo en celo,
y tu calma amor,
y el silencio con el que te entregabas
tiernamente al deseo.

Recuerdo el brillo de tus bellos ojos verdes
en donde vi mi rostro afanoso de tenerte,
y tus labios que con besos me pedían calma.

Recordé en silencio tus resuellos
y cerré los ojos, y en mi mente vi
de nuevo en el suelo cada prenda de tu ropa,
y sentí el aroma de tu amor con sexo,
la caricia que tatuaste en mi piel con fuego,
tu risa, y tu brazo que pasaste por mi hombro
para imponerle al amor más calma.

Y escuché de nuevo en mi pecho
el roce tibio de tu aliento,
y sentí tus besos y tu amor, amor,
y el centelleo de las chispas que volaban
de tu cuerpo y del mío.

Y el brillo que cegó mis ojos cuando
estallamos fragmentados en estrellas
y quedamos juntos, mudos,
fijos adorando esa tarde,
esas sabanas humedecidas de ternura,
esa cama que sirvió para saber
que tú amor, eres tanto como lo es el sol
en las montañas cuando acaricia
delicadamente al horizonte.

Due® 20 marzo 09

egoísta..


Quisiera por un momento
escuchar en tu voz los latidos
de tus sentimientos,
y saber de ellos como liquidas
con tu llanto la angustia
de no sentirme a tu lado,

me gustaría saber de tus labios
que me extrañas lo mismo
que yo el dulce de tu espalda
y la sal de tus mejillas
que en aquellas dos gotitas
encerraron parte de mi alma,

se me antoja leer en tu mirada
el prefacio de un te quiero
y en un beso tuyo extenderme
en la lectura acuciosa del te amo,

anhelo doblegarte a mis quisiera
y comprender perfectamente lo que sientes
arriesgándome con ello a entender
que mis angustias parten
de éste corazón enamorado,

desearía moldearte a mi modo
y modelar tu alma en semejanza
a mis caprichos y saber que estoy
perpetuamente en ti en cada sueño,
en tus suspiros,
en tu mente
y en tu aliento que me sabe a esperanza,

quisiera que me vieras y sintieras
lo que siento y vivo aquí en la distancia,
me gustaría cambiarte –hoy lo he dicho-,
sin embargo me descubro ante ti
como me obligan estas dudas
que me hacen escribirte con amor
lo que egoísta yo quisiera,
en estos locos pensamientos .

Due® 22abril09

Vete



Ay amor, me duele tu abandono,
la vida sin ti me sabe a nada.
antes contigo sabia a pan.
Comía alegre de tu mano,
hoy no como, no bebo, no duermo,
ignoro si huelo a muerto,
nada y todo me sabe a poco,Añadir imagen
ganaste mi corazón que colgaste
ante la “exit” de emergencia
del abandono, anda pues
amor, vete… ya sabes a donde.

(acrostico, jajajaja, smuack, jajaja)

Due® 21abril09

Provecho...


Anda, brinca,
cambia el peso de un pie al otro,
mira la ventana,
alcanza aquella nube,
brinca y toca tu nariz en pleno vuelo;
hazlo con la mano
que no ocupas mientras
con la otra pintas dedo
al cielo raso,
vuela en cada brinco,
vuela alto,
sueña mientras cambias
tus pesar de un pie al otro,
suelta el lastre que deforma los andares,
deshazte de los nudos de la espalda y la corbata,
brinca y desde lo alto grítale a la vecina;
invítala a que brinque en tu cama,
pero aclárale que el sexo
es solo sexo aunque huela
a comunión temprana,
brinca y róbate una estrella
-nadie las extraña-
los enamorados se conforman
con dolores llanto y luna,
brinca y no te detengas
que sea el techo el que amortigüe
cada vuelo que soporten los resortes,
anda, brinca…
y si sientes que los brincos
son cosa perdida y te gana el pragmatismo,
llévate amarrado al cuerpo
al plumero y aprovecha para deshacerte
del paisaje que en las noches te regalan
tus amadas telarañas,
brinca, anda brinca,
así aprenderás que aun
brincando inútilmente
sacas algo de provecho…

Due® 18abril09

Sudor…


Bailan por la frente
y la espalda gotas de sudor
con temperatura incierta,
unas frías,
otras tibias
y otras más que hierven atrapadas
en la ropa íntima.
Las del pecho se distraen
entre fragancias falsas que disfrazan
la humedad y el olor del sexo
deliciosamente retardado.
Las que nacen de los ojos…
se resbalan por el rostro,
humedecen las mejilla;
Esas son de otra temperatura,
son calor del corazón que las suelta
cual si fuera olla de presión
para no estallar
a destiempo en la pasión.
Otras son minúsculas,
apenas perceptible,
son vapor que nace del aliento,
de las boca,
del deseo,
del amor y las caricias que derriten
en la piel cualquier frontera,
-y unen-,
y lubrican lúdicas pasiones,
y bailan su temperatura incierta.
Bailan y se escurren
como hormigas locas
de un cuerpo al otro,
caen sobre la piel ajena
como aguacero,
regándola,
mojándola,
y urgiendo el calor del sexo…


Due® 24 enero 09

Tú lo sabes…


Si al menos hubieras dejado un rastro,
una palabra, la fecha aproximada,
la certeza de un beso, un suspiro,
la nota traviesa de tu risa,
una mirada, tu aliento,
la brújula inexacta que amputada
marcaba siempre al infinito,
el aroma de tu piel canela en la redoma
que olvidaste en el cajón de los olvidos,
un poco de agua en el florero,
una pista en el rincón de los recuerdos,
la flecha que atravesaba tu nombre y el mío,
el destino, un número equivocado
que le diera esperanzas a mi sino,
un sencillo “hasta luego”,
un “te quiero, ya es tarde”,
la mirada que me regalaste,
el tintero y la pluma dueños de tus versos,
las migajas de mis sueños
esparcidas tras tus pasos,
el amor, el sentimiento mío,
la razón que te llevaste.
Si al menos me hubieras
dicho “ahí te dejo”,
tú lo sabes corazón;
desalmado y casi derrotado,
ya habría ido a buscarte.


Due® 13abril 09

Que así sea…


Que sea tu corazón el lienzo
en donde mi alma haga esbozos de mis sueños;
el de anoche,
los de hoy que estoy despierto,
aquellos que aún están pendientes.

Que sea tu corazón amor en donde deje
bien trazada la esperanza,
que sea el lienzo donde delineadas
queden mis palabras y los sueños.

Y que sea tu alma amor en donde
permanezcan dibujados mis secretos,
y las promesas no de lunas ni de soles,
y si las que si se cumplen, las que son concretas,

Y que sea en tu corazón y el mío
en donde juntas nuestras almas
concreten cada sueño,
donde abrazadas, abrasen la pasión
y la esperanza, y cabales, trastoquen
el destino si es adverso,
y despierten en la realidad siendo leyenda.

Due® 9Abril2009

Respuesta


Tratar de responde tu pregunta es difícil,
el amor que por ti siento lo ajustan varias cosas,
se compone del dolor que me deja tu silencio,
de la fiesta de emociones que bailan
en mi corazón en cada risa tuya,
y de los colores que no existen pero que imagino
en mi cabeza al mirar cómo me miras,

De disgustos amor, de lo que haces
y de aquello que nunca terminas,
de tu forma de amarme aun con evasivas,
del sabor amargo en la boca después
de esa llamada que no llega,
de tus; “hoy no sé”, “mañana puede ser”,
“tal vez, quién sabe”.

Mi amor por ti se ajusta a sueños
y dolores, a lo dulce de tus besos
y a lo amargo de tu ausencia,
a las cosas reales del vivir el día a día,
y a las ilusiones que despiertas cada noche.

Mi amor que te ama no se mide
ni se pesa de convencional manera,
se mide en mimos de mi alma hasta la tuya ,
se pesa en suspiros que aligeran toda carga.
Mi amor por ti no es grande ni pequeño,
no es duro ni tampoco suave,
mi amor se ajusta todo el tiempo
al amor de los latidos de mi pecho.

Mi amor por ti no es sólo amarte en la dulzura,
amarte sólo en ella sería medio amarte,
mi amor por ti , amor, está en las buenas
y las bellas, y en las malas que me saben pasajeras,
Espero responder con esto tu pregunta;
Mi amor por ti es amarte así tal como eres,
sin cambiarte amor, ni un acento ni una coma.

Due® 7Abril09

Manzanilla


Cuando despierto del mágico sueño
que me regalaste con ese tu mirar tan bello,
quisiera borrarme,
separarme de la piel y el hueso
y dejar atrás ese nido de mariposas dolorosas
que son mis entrañas,
y volar y ser primero ventarrón furioso
en mi camino de regreso a ese sueño,
y botar en el camino lo que sobre de mi cuerpo,
y dejar volar a mi alma enamorada,
y ser viento,
viento que te anuncie mi llegada.
Y una vez despojado de los lastres
que me atan a mi mundo,
llegar cálido a tu boca y fundirme amor
como un suspiro en tu aliento que hasta en sueños,
me sabe amor, a manzanilla.

Due® abril 09

Me urge…


Las cosas no saben nada bien de éste lado,
quiero ir a verte y endulzarme en tus labios.
Le urge a mi piel tu piel canela,
extraño la luz de tu mirada y el amor
con el que en mis brazos te regalas,

me urges y no acabo de pagarle
a la vida lo prestado,
ni termino de cambiar
a negro el saldo del pasado.

Me faltas en mis días, en mis noches,
en el tiempo detenido y en ese que no ha llegado.
Me entristece faltarle a tu esperanza
con mi ausencia, y me duele la distancia,

no me animes con tus –qué le hacemos,
nos veremos cuando puedas-,
me sabe a conformismo
y a suspiro deletreado,

¿Qué le hacemos?, ¡Quiero verte!,

saborear la miel que tú provocas,
oler el aroma manzanilla
que tu aliento invoca,
acariciar tu alma
y tu piel de oro mi tesoro,

me urge hacer entre tus brazos
las caricias que se han quedado
escondidas entre las prisas,
escuchar tu risa, y con calma;
perderme en el centímetro
cuadrado de los tres lunares
que cuelgan ansiosos en tu pecho,

¿lo ves amor?,
las cosas no saben nada bien de esta lado,
pero al amarte y recordarte como lo hago,
la esperanza de volver a verte reverdece,
aunque aquí en mi mundo,
se riegue con amor y sal de llanto.

Due® 18abril09

no confío...




Tal vez mi palabra
muera anónima
entre los caprichos
de los dioses.
Quizás se te olvide
con el tiempo
cual señal escrita
en el viento.

Acaso se disipe
como lo hace
el beso al cabo
de los días
cual si hubiese
sido fragancia
y no aliento.

no lo sé amor,

no confío mi palabra
hablada al futuro incierto,
ni a la memoria
de tu corazón
que cambia
de tonalidad
al sucederse los días,
-lo siento-.

Déjame amor
quedarme en ti
con mi palabra escrita,
tal vez en ella encuentres
en alguna ocasión
un tácito verso,
acaso un llano te amo,
o el valor del ruido
de una lagrima seca.

A lo mejor mis letras
sobreviven a otro invierno,
dales tiempo amor,
tenles paciencia,
en una de esas despiertan,
- y a solas, mientras las lees-,
te avivan la impronta
que mi voz
oculto en tu alma…

Due® 28abril09

El tiempo entre tus brazos




Al tenerte piel con piel entre mis brazos
el tiempo se detiene y deja de medirse
en segundos, se abre comprensivo
y sustituye los monótonos tic tac`s
en feroz arritmia amorosa engalanada
de suspiros cariñosos,
se deja sentir lentamente en caricias
dulces de disímbola temperatura
y en miradas amorosas que se cruzan
estallando en fuegos de artificio.

Al tenerte entre mis brazos el tiempo
se hace tolerante y tal parece que conoce
de nosotros cada hora de ansia,
los días interminables de la espera,
las noche de desvelo,
y cada instante de dolor que nos provoca
el aletear de aquellas mariposas
que anidan un poquito por debajo
de nuestros corazones.

Estando entre tus brazos se que el tiempo
nos comprende y se aleja respetuosamente
de su mundo circular y exacto
para hacer en tu cuerpo un asalto
en donde sus manecillas acompañan
mi andar que se deja sentir en los rincones
de tu piel tan mía y de mi amor tan tuyo
retirándose de nosotros a cumplir lo suyo
sólo cuando un reloj obsceno dice sin prudencia
que ya es hora de marcharnos.

Due® 31 Marzo 09

Terroncito…

Si pudieras verme amor, por las mañanas,
o tan sólo intuirme cuando al despertar
me siento sólo acompañado
de mi taza preferida llena de café oloroso,
y el dolor de los recuerdos,
y el de éste cuerpo que no aguanta,
y la flor marchita en el florero,

si pudieras intuirme amor,
me verías muy solo en el fondo de la mesa
atrapado en el humo del cigarro y de la nada,
te darías cuenta que cuando las cuentas
de la vida van en rojo, recargo la cabeza
en el dorso de la mano donde me pusiste ese beso,

me verías pensando y tal vez creyeras
que al buscar una respuesta pienso
en cosas prácticas de la existencia,
-y de momento lo hago amor-,
y pienso y sufro al querer cambiarle
el color al saldo de la vida,

si pudieras percibirme ahí arrinconado,
verías amor que jamás te olvido,
que entre saldos y humo,
y el pensarle darle vuelta a la vida
me recuerdo de tu piel de oro,
de tu aroma a pan recién horneado,

y es con ese aroma amor cuando levanto la cabeza,
me sonrió para sentir tu risa en mis oídos,
y tomo un terroncito del amor que partiste
de tu corazón y me obsequiaste,
y con dos o tres vueltas de cuchara en mi taza
llena de café oloroso, regreso a la vida.

Due® 10 marzo 09

¿a qué sabe amor?


¿Me pregunto amor si sabes
a qué sabe mi piel después de amarte?,
lo que guardan las pausa atada a tus besos,
y mis ojos después de colgarse extrañándote en el horizonte
que se nubla en la ventana,
en la lejanía,
en la luna que se ríe traviesa al saber que ésa estrella se te acerca,
y los celos,
y el olor a pan en las mañanas –y el café-
y mi vida amor,
mi vida tu lado,

-me pregunto amor si sabes lo que sabe mi piel al alejarme-,

y mi razón partida en dos y los celos de no verte,
y la distancia,
y mis manos que sin ti están vacías,
y mis pies sin bailecitos locos con tus pies sobre los míos,
y los sueños, los tuyos y los míos que abrazamos juntos ,
y tu aroma en mi retina
y la chamarra blanca que cubrió las ganas ,
y el saberme atado a mis fantasmas que me ahogan
en el mar de hambre de tenerte,

- te diré amor-

Tu descuido me disgusta, sí,
pero cuando sé lo que me dejas en mi piel
y el sabor de lo que sabe el amor aún con tus descuidos,
sólo digo vida,

–vaya con tu aliento-, sabe a manzanilla
a travesía,
a lujuria a disgusto ,
a “¿toc toc, se puede?”,
y a canela amor,
a suspiro,
a canción y a caminar silbando tu nombre en estribillo,
a cruzar la calle con descuido,
a cuento amor,
a cuento y fantasía,

te lo digo amor,
no sé si sabes a que te sabe mi piel al despedirme,
pero yo sé, amor a lo que sabes con descuido y sin prisas.

árido...



Me quedé dormido en tu silencio,
busqué y busqué amor,
lo juro amor entre tus verbos un sencillo verso,
oraciones o fracciones de lo que sentías,

sin embargo corazón,
el frio de tus respuestas
y las preguntas nulas de sentido
le pusieron fin a la aventura
de encontrar contigo una historia.

Me quedé entre palabras secas,
árido,
dolido y enredado entre miradas que no eran mías,
me quedé dormido a un lado del sabor de tus mejillas,
aburrido en la distancia,
arto de tus tonos que sabían a “no me importas”,
y me hice ovillo y me quede, amor, dormido….

Due® 28feb09

Escribamos


ayúdame amor, a cargar con éste amor,
pongámoslo sobre papel y en letras,
en una de esas salen versos,
cometas,
poesía o centellas.
Escribamos tu sentir juntito al mío
con tu diáfana caligrafía amor
- la mía no es buena-,
Escribamos nuestro amor, amor,
hasta que la tinta escurra como miel
sobre la fruta fresca,
y cuando leamos nuestro amor, amor,
que huela a manzanilla como tu aliento
y que sepa rico a tu piel canela.
Ganémosle el tiempo al tiempo, amor,
escribamos sin reservas,
así, ni tú ni yo, ni el tiempo,
terminara jamás con este amor, amor,
que sabe a leyenda…

Due® 19 febrero 09

Nervios



Los nervios no te sientan,
no te van,
no disfrazan tu impaciencia,
la mirada baja no oculta lo que piensas,
el aroma a sexo te delata,
déjate la ropa o bótala
has de ella lo que quieras,
-eso no me importa-
sin que tú lo sepas
yo desde hace rato
te desnudo y hago el amor
con la mirada…


Due® 19febrero09

Luna

Al mirarla sé que tú la miras,
y como mágica ventana
en ella puedo observarte.

Te veo y sé que tú me miras,
lo siento en las retinas,
en el alma ya desnuda
y en la piel que en noches como ésta
no extraña las yemas de tu celo,

-estas ahí- ,

lejos sí, pero a mi lado
-¿entonces?, ¿para qué extrañarte?-
al mirarla tú sé que sabes que te miro,
que te veo, que te siento
y que no hay distancia
donde haya luna que distraiga
lo que miras,
lo que amamos,
las caricias y el calor de esos nuestros besos,

-¡y el amor, amor, el amor!

abres las persianas como yo
y te llenas de la luz de plata,
y se quita el frio
y no extrañas mis caricias
porque sabes que te beso en ese instante,

las distancias mueren olvidadas
al saber que yo te miro,
y que tú me observas,
y nos abrazamos juntos
con la vista puesta en el cielo,
entre nubes y suspiros
y en la luna mágica ventana….



Due® 8 Feb 09

¡Ay!....

¡Ay!....
ya sé que hare contigo,
hoy por la noche,
en mis sueños
iré por ti en un taxi,

-tú transfórmalo si quieres en carreta rosa-

le pediré al chofer –o al carretero-
que toque la bocina
para que salgas de tu realidad
y me veas delante de tu puerta,

-no importa si me cobra,
es mi fantasía y tú lo vales-

te subiré
y te llevare a mi sueño en un viaje con retorno
–así son los malditos sueños-,

y en él me quedare medio dormido
mordisqueando suavemente
cada uno de tus labios,
y tus ojos,
y tus cejas,
tus mejillas,

y antes de dormir veré contento
tu sonrisa media-luna,
y roncaré, roncare en tus brazos vida mía…
que roncar es proteger de toda fiera
lo que ese ama,

y te amare hasta el despertar
o hasta que se acabe el sueño vida mía…


Due® 8 febrero 09

Prudencia...


¿qué?,

¿y el tatuaje qué
dejaste en mi retina?

¡Era amor!,
¡amor…!,
¡lo sé!,

lo sé porque cristalizaste
toda vida en dos gotitas saladitas
que guarde en un beso al besarte la mejilla,
ese beso que te di entre lunares
que marean el recordarte en las mareas de mi alma,

¡marean amor!,
-vaya que marean-

Y me encuerdo a tu piel que me calienta el ama,
y tu aliento,
y tus ojos verdes como mar en calma,
y tu aroma con sabor a aliento,
y tu piel de oro,
y tus rizos,
y tu miedo que me paraliza,

-y la canela y la miel y tu aroma a horno de panecito de agua-

¡ay amor!......y mi miedo….

y tu alma la que se ha pegado en el cochambre de mis ojos,
y la salsa de de tomate aderezada con angustia
pero tú y tu recuerdo me saben a gloria,

a amor, amor, ¡a amor!…

-pinche angustia-

y por ti me saco un ojo,
y el otro,
y los pongo en mi pecho como cuentas de rosario,
y te sigo amando
y me miro en el espejos,
en mis retinas muertas,
y me veo,
y cristalizando mi sentires
como tú hiciste con tus gotas miro en el espejo mis retinas,
tu tatuaje

¡dime amor!

¿no era de tu vida y de tu alma la prudencia de encantarme?



Due® 6 febrero 09

Amuleto

Vete pues amor a recorrer la vida,
es tu vida y tú la mía,
yo te espero amor,
te espero junto a esos dos besos
que hay entre tu piel y mi recuerdo

¡vete, sé que no me dejas!,

aquí te espero,

¡amor!…vete y que te vaya bien,
cuando regreses tú me cuentas.

Entre tanto yo te encuentro entre mis dedos
y tus cejas,
y tus labios,
y el aroma de tus sentimientos,
y tus sueños y los míos,
y tu piel de oro con sabor de miel canela.

Mientras estás allá,
en tu playa,
entre tus cosas,
saltando entre cangrejos,
y pensando en tus sueños de luna menguante,
y recordando mis caricias -¿una sola?-

yo te siento amor y te reencuentro

–no te aflijas-

te siento aquí en mis brazos,
entre besos,
entre tu piel y tus recuerdos,
en tu alma y en esa ceja que te robé como amuleto...


Due® 6 febrero 09

Tómate tu tiempo..

Es el tiempo mío, amor,
tú no te apures.
Es mi tiempo un tanto viejo
que se mueve tan de prisa
y ya no hace pausas como antes.

Ya no es como el tuyo;
ligero, fresco,
irreverente
y eterno

-te entiendo, no te apures-,

de allá vengo, de lo que ahora
es tu tiempo; de las doce horas
de dormir sin sueño,
de los “después” y los “olvidos”,
de no darle importancia a lo que importa,
de los “mañana sí le hablo”,
de la tarea inconclusa,
de los silencios y de los “nadie me comprende”,
y del perfume y del sabor de piel a miel y leche,

vengo tarde de las misas en familia,
de las escapadas del sermón para buscarte,
vengo de tu tiempo –te comprendo-
aún recuerdo esos dos o tres minutos
antes del descanso en la escuela
y que sabían a bollo de canela,
y las ansias, y el hambre,
y el agua de la boca,
y el dictado inmenso de tareas absurdas,

-lo recuerdo-,

-¿soy estricto en la puntualidad
de tu respuesta que me sabe a verso?-,

-no te apures-

pero mira muy de vez en cuando
esa piedra del jardín que tanto llama tu atención:
no es eterna, ya verás que si la observas
el tiempo hará estragos hasta en ella.
Es el tiempo impertinente,
no le da vergüenza de moverse diferente,

tú, sin prisa, amor, tómate tu tiempo,
no te apures, no te apures, yo te amo
y estaré esperando a que comprendas…


Due® 23enero09

http://www.mundopoesia.com/foros/poemas-de-amor/194369-tomate-tu-tiempo.html

Inexperto...

Amor, son cosas que pasan,
tú sabes,
-todo lo sabes-, ¡no quise hacerlo! pero se dio.
Uno se rifa la vida,
toda la vida en esos 15 minutos de hacerte el amor,
en esos eternos minutos en donde la mar es la piel y el cuerpo las olas,
en esos minutos que siempre terminan comprimiéndose
en unos breves segundos en donde se cierran los ojos
y en ocasiones terminan tan bien y también en honesto orgasmo,
en un soplo amor,
en un soplo; tú bien lo sabes, mi vida se rifa.
Me conociste inexperto en el arte del beso,
torpe en el sexo,
pero sincero en las noches de amarte
y mirar tu sonrisa en la luna menguante.
¡Ay amor!, si me hubieras visto temblando
noche tras noche con la venta abierta
y mi mano estirada soñando en rozar esa media luna
que me decía que el cielo
ilusiona aún siendo un tanto travieso.
Amor, perdona la torpe locura de mi sexo inexperto
y las ganas tremendas de que me vieras artista
en el arte de amarte.
Son cosas que pasan y salí de tu cuerpo
en un soplo de orgasmo honesto,
decoré la piel de tu pecho,
tu sonrisa menguante,
el rostro que adoro,
tu nariz y tus cejas.
Perdóname amor,
son cosas que pasan,
tú todo lo sabes
y sabes mi amor, que no quise hacerlo.


Due® 22Enero 09

Entre las cosas...

Entre manos y piel, beso y suspiro,
entre miedos abiertos y credos secretos,
en el segundo que pasa ; en el que se queda
y también en las horas eternas.
En éste esperarte con la mirada perdida
en la banca del parque vacía,

entre tu espalda y mi beso
y tu aroma en la palestina,
entre tu pecho y el mío
y tus esperas y porvenires,
en esas enorme distancia
entre tu suspiro y mi aliento,

en el reflejo de tu alma
que se tatuó en mis pupilas,
entre tus piernas,
los dedos, tus pies y cabello
y lo bello del vello que vive en tu piel
y encela a lo poco decente que tiene mi lengua,

entre tus ojos y el agua de sal
que empaño tus luceros,
entre las cosas que sueño
y las que miro despierto,

entre las cosas que existen
alrededor de mi mundo,
te escucho, te huelo,
te miro, te siento… te sueño


Due® 22ene 09

Tú lo dijiste..

En cada cigarro que prendes
aprendes y prendes.

En cada trago al refresco,
y tus labios tan frescos,
tus manos nerviosas corriendo por mis mejillas,
y tus dedos entre las cejas,
en la intimidad entre la piel y la ropa,
y en ese quererme comer con tus besos,

-y el respeto a mis manos y mis caricias
con tu incomodidad de no haberte bañado-,

-y el rechinar de tu pelo-,

y la gente en la plaza y los nervios…
y el recato de moral y el encanto,

tu cuerpo fuerte de hombre,
y las cicatrices que me mostraste y cocí con un beso,
con tu forma de mirarme mientras comes,
y me miras, me miras, me miras y me comes...

con tus brazos que abrasan
y abrazan,
con tu mirar que desnuda,
y otro cigarro ,
y otro trago
y una nueva caricia
y mi sonrisa de media luna - así lo decías-,
y el hostal con balcón a la plaza curiosa
y la piel que se cae a los pies del jadeo de mi aliento,
y, ese beber de tu boca,

y mirarnos frente al espejo de frente
con tus barbas blancas de viejo marino en la vida,
-y que pican-,
y tu piel de niño nacido al amanece sin luna y con frio,
tu manera de contarme tu vida, tú vida,
y todos tus movimientos,
los que dolieron,
los que cerraron mis ojos,
los que abrieron lo eterno de sentirte ahí adentro,
y el calor de tus bellos adentros con lo que enseñas,
y lo que aprendo,
con todas tus virtudes de amante
en los sueños perfectos
y tus defectos
y los “te amo” y los te amo sin duda.

Sin dudas tú lo dijiste amor… yo lo sentí.


Due ® 20 enero 09

Miradas....

Las que se alargan hasta allá
en donde se cuelga la luna,
las que persiguen entre recuerdos
aquel beso que un día robaste
y nunca supiste en donde se te perdió,
las de; amor… ¡estoy aquí!,
las de las noches abrasadas de calor solitario
y las que no dicen nada mientras suspiras,

las que se alargan en las aceras
que pisas mientras te mueres de nada,
las que perdiste entre besos,
la que le diste a mis besos,
las de centellas,
las de contar ovejas,
las que acariciaban el ultimo escrito
que se te esfumo de entre las manos
cuando lo arrojaste a la lumbre
queriendo revivir la poesía entre las ascuas,

las de anoche, -ay, aquélla noche-,
las que duplicaban tu dolor al mirar la distancia
atrás de la sal sagrada de las lagrimas muy bien lloradas,
las de las promesas,
las que indefensas se estrellaban
en la bóveda celeste de los sueños que te abandonaron,
las de las dudas,
las que endulzaban el café de las mañanas,
las del mañana,
las de la razón que con razón preguntaba;
¿Cuántas miradas le sobran a tu ojos, corazón?..


Due ® 2 diciembre 08

Pude haber escrito…


Pude inspirarme hoy con tu boca,
golosina dulce que provoca,
de las curvas de tu espalda que parece
que se bañan en cascadas de cabellos
que reflejan arrogantes cada brillo
devorando ávidamente los sentidos,
de lo verde de tus ojos que me hechizan
en cada mirada despojándome
traviesos de corduras y razones,

pude haber escrito un verso
de tu ombligo, de tu cuello,
de tu piel, de tus tobillos, de tus manos,
de tu voz que suena a melodía en cada tarde;
cada noche, en cada sueño y me deja con insomnio
al percibir en cada nota el roce de tu aliento,

pude haberte escrito hoy un verso llano
que leyeras y te enamorara un rato,
uno eterno como el viento que volara
en ráfagas de sentimientos hasta perderse
como soplo allá a lo lejos, o uno bello
que subiera tu temperatura colorando
sin pudor tu corazón y las mejillas,

pude haberte escrito un artículo científico
que alejara toda duda y explicara claramente
el aleteo de mil mariposas que sólo descansan
un momento entre suspiro y beso aquí en mi pecho,
para después bajar revoloteando al estomago
llenándolo de emociones dulces
que me llenan de enamoradas emociones,

-pero ya lo ves -, no tengo fuerza en la caligrafía
y me falta ortografía para escribir en verso
lo que veo en la forma de tus cejas, en donde
cualquier cuentista derraparía un verso
-o quién sabe-,
tal vez hasta describiría en forma de novela
al beso perfecto,

pude haber escrito de noche, tarde y de mañana
hasta descubrir que sin pensarlo escribo todo
lo que siento, lo que miro y deseo,
y que no encuentro la metáfora adecuada
para describir con lujo y sentimiento
de esos tres lunares de tu pecho
que pervierten mis suspiros y los sueños
de mi mente y ni aún así encuentro inspiración
alguna que me dicte el verso que detalle
lo que hoy por ti estoy sintiendo…1 diciembre 08