sábado, 7 de noviembre de 2009

Como en sueño…

¿Dices que no recuerdas esa tarde?.
Hasta tu olvido después de olvidarme me gusta,
me mueves cual tibio viento a la rama,
agitas las hojas de mis recuerdos
y reescribes en las hojas del diario
de nuestra historia un capitulo mas
que parece de cuento,
y con ello amor tu olvido se aleja,
se olvida y me acerca a tí,
lo quieras, lo sientas o no.

Fue un viernes,
pero lo mismo hubiera sido en lunes,
o un domingo a la hora de la misa del medio día,
con el alma tranquila o incendiando pecados.

Éramos tú y yo a media tarde,
a media luz,
con media cama vacía
y tu cuerpo y el mío atrapados en piernas,
brazos y labios,
compartiendo sentires,
midiendo entre pieles
la distancia que necesita un suspiró
para circular libremente
y no perecer atrapado entre sudores,
amores y cuerpos.

Eras tú preguntando con la mirada
donde está el piso,
qué fue del techo,
de dónde salio el calido viento,
porqué la humedad,
porqué te detienes,
qué mas me das,
qué es lo que tienes
y sintiendo de mí en la piel los calores
que al arcoiris le faltan.

Era yo respondiendo con besos,
repartiendo en tu talle caricias,
mimando tu aliento,
empeñando en tu piel y tu alma la vida,
mi amor,
la promesa que soy,
y regresándote en calma tu alma,
mirándote, amándote.

¿no lo recuerdas?,
no te preocupes,
cuando te llegue a la conciencia la calma,
lo recordaras en un sueño
y como en sueño me sentirás nuevamente
y al despertar dirás firmemente
que lo sientes amor,
pues como de un sueño
habrás despertado
y yo no estaré ahí...

Due® 7nov09

sábado, 10 de octubre de 2009

Dos palabras..

Te las he escrito once veces en mis versos,
en la pared de una callejuela
que alguien se atrevió a borrar
y regrese a media luna
a grafitear en rojo-corazón,

en un libro de poemas
que compré en una plaza
en donde digamos que nunca estuviste
y obscenos los poetas no te las escribieron
tal vez porque no conocen de gramática amorosa,

en la piedra de asfalto
que solía colgarme del pescuezo
pero que guarde en la valija de mi vida
porque ya me irritaba,

en tu alma con cariño mientras con paciencia planeabas tu partida,
en la campana de la catedral de una ciudad extraña
después de darle once campanadas
-una detención y doce días de arresto
y diez más por escribirlo ahí adentro-

en el aire amor,
en el aire donde aprendí a escribirte
con señales de humo para que el viento
cuando fuera amable
en un susurro te leyera junto al corazón,

con los pies en una playa de arenas blancas y marea baja,
al reverso de un telegrama amarillo
que levanté del piso porque se moría de frío,

en la etiqueta del tintero con las últimas dos gotas de la tinta,

en la parte de mi cuerpo
donde se quedó grabada tu ultima caricia,
en un diario a media nota roja y en el diario de mis días,
en lo que vivimos, atrás de la puerta de ropero,
en el disco duro
y en lo duro que me sabe que lo sepas y no vuelvas,

en sólo once de mis versos y todo esto que te digo
porque siempre hasta ahora he creído
que las palabras a las que se les da rienda sin sentido
se cansan o desgastan y quise ahorrarlas
para que ahora que sientes que menos lo mereces
sepas que aquí las tienes corazón.

Due® 10oct09

jueves, 17 de septiembre de 2009

Buen deseo…


Tenia ganas
de escribirte algo que te ardiera,
algo que te supiera al dolor que me quedó
con tu partida muda,
unos versos que te llegaran
como adivinanza húmeda de sentimiento,
algo que pudieras reclamar
con un “fue falta de experiencia”
y que te abrieran en canal el cuero duro
en donde guardas once de mis versos,

pero hacerlo sería una cruel revancha,
para ti cariño, tú no entiendes nada,
cualquier cosa que te escribiera
describiendo lo que siento lo trastocarías
por faltar en ti un diccionario
que te explique el sentido
de los sentimientos y de la palabra ardor,
de la palabra amor, de esa ni hablemos,

sé que lo leerías una y otra vez
y sonreirías al pensar que mis palabras
siguen siendo amorosas y responderías
con un “sígueme escribiendo,
desde acá te leo y te extraño”

Mejor te escribo con el corazón
un gran deseo -Dios te de más de lo diste-,
a ver si entiendes que amor no significa sexo,
ni una bendición siempre es un buen deseo.

Due® 16septiembre09

bla, bla, bla


Lo creí, y no por crédulo, ni culto,
mas bien por friolento,
me conté los días y bebí la vida de ellos,
hice religión a tu palabra
y te puse en la cima alta de mi aliento,
conjugué contigo alma piel y verbo
y de caricias nos nació un poema
con vergüenza de bastardo,
debí de sospecharlo, tal vez si, no lo sé, lo siento,
a tus números los convertí en mi numeralia,
¿qué fue, un beso dos o diez, nada sólo baba,
me duele el ombligo, creo que se me infectó un beso,
me creí de tu mirada y de tu forma de saltar la reata;
que bella tu cadera que bella que subía y bajaba,
me compre un sombrero -haciendo caso a Joaquín-
me lo quité frente al obispo que oficio la misa
del luto de mi amor presente;
te miró el cabrón de arriba abajo y botó los votos,
vaya par de huevos que cargaba el eunuco
hace frío lo sé, tú no estas cuando haces falta,
me acerqué a tu recuerdo a calentar
mis manos en la hoguera,
tú dijiste que eras fuego y no sucede nada,
me pondré de luto, velaré tus besos
me creí de tu pala… bla, bla, bla.

Due® 14septiembre09

lunes, 14 de septiembre de 2009

Mis hombros..


¿Y ahora con qué llanto trago
este pinche nudo en la garganta
si mis ojos secos han caído al piso?.



Duele y duele fuerte el trago a secas,
y mas cuando se escurre de la boca
de las ilusiones a mi boca ahora amarga
que en esa travesura imprudente tú besaste

Ya no hay llanto en mis ojos,
pues se me cayeron y ahora
ruedan por el suelo entierrados
secos y pateados como cuentas
de rosario huérfanas de cuerda,

y no tengo un hombro en donde
recargar las cuencas de los ojos
que se me llenaron de salitre
con tanto llanto de esperarte,
y aún me duelen secas extrañándote,

y si digo que me falta un hombro
en donde recargarme es porque
también mis hombros de hombre
se cayeron cuando regresaste
y confirmaste que siempre para ti
lo de nosotros, había sido un juego…

Due® 13septiembre09

jueves, 3 de septiembre de 2009

Sólo una


¿Y después de qué vamos ha hablar
si le estamos otorgando el mal permiso
al tiempo de olvidarnos de lo nuestro?

Sé que cuando miras tu mirada
en el espejo te asombras
de no verme en tus retinas,
igual me pasa a mi amor y tú,
por muy lejos que te encuentres
lo sé, no eres tan indiferente,

el tiempo amor, no repara cosas,
ni tampoco sentimientos,
el tiempo alimenta a las polillas
que masticas sin distingo
bellos y malos recuerdos,

lo que resulta de la digestión
de esos insectos es una de las mas
crueles maniobras del destino;
se llama indiferencia vida mía
y se incrusta sutilmente en el vinculo
que une el alma con el corazón.

Sé que allá en tu mundo aún
tienes pendientes, que a las dudas
se les mata en el acierto-error y eso tarda,
tú sabes que te espero con amor,
pero la vida sólo es una, y a ella,
lo que nunca sobra, es tiempo corazón.


Due® 3septiembre09

sábado, 22 de agosto de 2009

A tu lado


no he dejado de escribirte corazón,
tu recuerdo me aligera las distancias,


te he escrito en tu espacio, en el mió,
sobre el humo del cigarro,
en las paredes donde guardo mi cerebro,
en lo mío que sigue siendo tuyo,
en el reverso de las cuentas,
en mi piel que no se presta a otras caricias,
en la corteza de nuestro árbol no amor;
por desgracia no supo esperarte
y se secó cuando le conté todo lo que te extrañaba,

en papeles de colores pequeñitos
que levantan vuelo en buscas de tu sino,
en las nubes con señales de humo;
a esas no les creas mucho, suelen confundirse
con las acuarelas que regala el horizonte,

en tu aliento que cuando te fuiste apropósito olvidaste,
en el reverso de los telegramas amarillos
que amenazan con que pague lo que debo
sin saber que el dolor que me quedó
de tu partida he pagado el karma de otras vidas,

en los cascos de los barcos de papel
cargados de poesía que pongo a flote
en los ríos de lluvia que corren
pegaditos a nuestra banqueta,

en el fondo de la taza de café gitano
donde leen mi futuro y no te encuentran,
en el polvo de la mesa
en mi diario del pasado
y en las notas de la vida
que me invento a tu lado…

Due® 23agosto09

viernes, 21 de agosto de 2009

Costumbre…


Era tanto el ruido
que me hacia en el alma tu silencio
que terminé acostumbrándome
a recordarte al escuchar el estruendo
que hacia al estrellarse
el cielo con la caída de la noche,

en el tic tac imaginario del reloj
al que el tiempo le crucificó las manecillas
justo a las diez y diez de mis mañanas,
en tu risa que aún escucho como melodía,
en la ausencia de tus pasos,

en el murmullo de ese levantar telones
en cada alborada, en el llanto de la ducha
que enjuagaba el de mi rostro y sonaba a tormenta,
en el ruido de mis ojos cuando a medio desayuno
le hago misa de muerto a tus flores del florero,

en el crepitar del papel de la poesía
que te escribí en mi delirio cuando
la convierto en aviones que planean
nunca mas de once segundos
hacia el rumbo invariable de la chimenea,

en lo que canta la habitación vacía,
en los sueños que repito cada noche
en donde dices –no te apures corazón,
cumpliremos lo soñado-, en el ruido de mi alma,
en lo mío, en lo que era tuyo y se quedó conmigo,
en el silencio, en la costumbre del silencio…


Due® 22agosto09

jueves, 20 de agosto de 2009

Un juego


En esta distancia-tiempo
se nos han ido escurriendo cosas,


es como si estuvieras ocultándote
atrás de la cortina de la sala en el juego
esperanzado de saber que estás ahí,
que no te has ido,

y enredarme cómplice de la esperanza
para llamarte por tu nombre,
y decirte –sal amor, ésta vez tú has ganado-,
y gritar que no te encuentro y seguir
el juego hasta sentir que cae la noche,

y sentarme a descubrir tu paradero
entre versos que me invento
al escuchar atrás de la ventana
el sutil silencio de la luna
que se asoma a ver a que jugamos,

y creer que no te has ido,
que de un momento a otro abrirás
la puerta y como si no pasara nada
entre bromas y sonrisas me preguntaras
–¿qué estás haciendo?-

y decirte amor que estoy aquí
escribiéndome la vida para no olvidarte,
y ocultar de tu mirada el reloj
al que el tiempo le crucificó las manecillas
a las diez y diez de mis mañanas,

delirar de nuevo y saber que no te has ido,
sentirte aquí a mi lado mirándome a los ojos
y acariciándome las manos,
y creer amor, que todo ha sido un juego…

Due® 21agosto09

miércoles, 19 de agosto de 2009

De nuevo…


... abrí los ojos y a mi lado no estabas tú ni nadie,
ni tu aroma que me inventaba cada madrugada,
ni la nota en el buró que yo escribí
en mis delirios para exonerarte
de la culpa de tu cruel partida.

Ardí en furia corazón,
tomé papel y lápiz
y te escribí un hermoso verso
que se ahogó en la sal de mi alma,
te escribí otro y otro y todos se ahogaron,
y me sentí sin mí, sin ti, sin nadie,
y la rabia de sentirme tan ausente
se escurrió por mis mejillas
como espuma de los mares
que un día describiste como maravillas
y te fuiste sin pensarme a buscarles.

Y creí que no podía esperarte más amor,
tomé el altero de poesía que a tu nombre
le di vida; estaba arto de desayunarme pan
de otro día y café que no olía a tu compañía,
abrasé el horno con mis letras
y con esa pinche furia contenida
arroje mis sentimientos… y llegó la calma,
ardí en delirio y te olí de nuevo,
te amasé nueva poesía,
y entre el crepitar del fuego y letras
te cosí de nuevo pan del día,
desperté distinto y esperé de nuevo,
y escuché tu risa,
me regresó tu aliento y te ame de nuevo…

Due ® 20agosto09

martes, 18 de agosto de 2009

Al final de amarnos…


A una cuarta de mi mano
y no te toco,
cuento tus respiraciones y me ajusto a ellas,
tú a mi lado y te hablo muy quedito como rezo;
hablo de las líneas de tu espalda
cual si fuera el horizonte de la media tarde
como inventando nuevas sensaciones
para luego explorarlas,
del color de tu cabello que se escurre
como miel dorada endulzándote los hombros,
y te miro, te acaricio con la vista,
respiro el aire que respiras
y entonces aprendo el sabor completo
del amor enamorado,

tú en silencio reposas lo que el cuerpo
pide al final de amarnos con la carne,
te miro y se notan fuegos de artificio
que traspasan tus parpados cerrados
mientras cambias los embates
aún de tu respiración entrecortada
en suspiros que me llegan como besos,
tú a mi lado,
a una cuarta de mi mano y no te toco,
te miro y te respeto el tiempo
justo que le falta para despertar a tu conciencia
embebida en festejar nuestro orgasmo,
yo a tu lado, te acaricio con la vista
y sigo satisfecho y plenamente enamorado;
respetándote tu tiempo, festejando el amarnos.



Due® 3julio09

domingo, 16 de agosto de 2009

Al garete…


En qué cambian las cosas,
en qué cambia el sentido
si hablo suave
o de plano pego un grito,
no estás, no contestas,
no sé si me lees o mis cartas
se ahogan naufragas ahí en la nada,

he seguido tu aroma a otras playas,
me he embarcado en treinta y cuatro barcos
de papel que miden casi la mitad de la poesía
que en tu ausencia te he escrito,

he zarpado de mañana y de la mano de la noche,
he dejado al garete alma, velas, y timón
mientras te busco en lo alto del carajo,
nada nuevo, no te encuentro,
puro mar en calma que de bravo
me desmadra la esperanza,

me ha guiñado el ojo otra empresa
y yo sigo tras tu rastro,
tras tu aroma. Pasa el tiempo
y tú en la mente te me estas borrando,
es por ello que ando con urgencia en busca de tu alma;
en busca de lo verde de tus ojos,
escarbando en las playas en busca de los tres lunares
que en tu pecho brillan cual luceros…

-Nada mi alma-, no encuentro nada,
ni tu cuerpo ahogándose en ajenas y vacías promesas,
ni respuesta a mis cartas ni a las oraciones
donde siempre doy las gracias por haberte conocido,
hablo suave, grito y miento madres,
y no cambia nada, yo te amo,
tú en tu autoexilio disipándote de dudas,
yo buscándote -tú lo sabes-
y aquí en mi corazón no cambia nada…

Due® 16agosto 09

lunes, 10 de agosto de 2009

Fidelidad…


Te he escrito amor,
no he dejado el hábito de amarte,
lo hago como disciplina para conservarte
al lado de la fe que siempre te he tenido.
Y mira corazón;
de loco tengo todo, de tonto no amor,
bien supe al conocerte
que no eras de amores largos,
que no te embelesaba la poesía
y que el viento en tus mejillas
siempre era viento
y que por amarme de momento
me contabas que sabia a mi aliento.

Eso no importa vida mía,
no creo en coincidencias, tú lo sabes,
te amo desde antes de tenerte,
desde antes de mirar en tus pupilas
que ya se te estaba haciendo tarde,
desde antes de saber que para ti
en tu camino mi amor sólo seria un remanso.

Te amo amor por despertar
en mi molécula de sentimiento
que tenían casi un siglo de estar durmiendo;
y hablo de lo bello de sentirte al tenerte
y del dolor que me dejaste con tu huida.
Hacia tanto tiempo que sabía
que jamás regresarías,
casi tanto como el tiempo que pasaba
sin sentirme tan humano.

Sé que esto que te escribo, si acaso es leído,
quedara archivado en el olvido.
Eso no importa corazón,
te escribo porque regresaste
a mi vida el compromiso enorme
de sentir de nuevo total fidelidad;
te la tengo amor,
y con todo lo que a tu paso me dejaste,
ahora, otra vez, se la tengo a la vida.

Due® 10agosto09

Chocolate


Y me llega de tu mano una misiva,
unas cuantas líneas donde cuentas
que allá bajo tu cielo llueve a raudales,
y que la lluvia te gusta más ahora
que cuando estabas a mi lado,
que te sientes todo el día
con apetito de sonrisa y que cada
gota la estas guardado
para cuando sientas hambre,

y de momento me sonrió,
te leo y así me siento alegre,
te imagino bajo aquel fuerte torrente
y me recuerdo cuando fui a buscarte
y se rompieron bajo el agua mis zapatos,

termino de leerte,
y siento fuego en la sangre
-de mi no dices nada-
y un agujero se abre para mi alma
y me duele de verdad,
me duele el alma que termines
esas cortas líneas diciéndome
que llueve chocolate,

y no lo dices corazón,
no lo escribes y entre líneas
comprendo la razón
de que ahora disfrutes de la lluvia,

me ha gustado tu metáfora sonriente,
a ti nunca te gusto el chocolate
y ahora guardas lluvia para el hambre,
ha de ser que allá en tu playa
encontraste compañía,
me gusta que sonrías,
creo que ahora odio el chocolate…


Due® 10agosto09

miércoles, 5 de agosto de 2009

Podría decirte ...


Que tu partida quemó mis alas,
que con tu ultima carta me hice un velero,
que me subí en él y que con un suspiro icé las velas
y navegué todo tu mar en calma
en donde ya de costumbre solía ahogarme.

Que seguí tu rastro
y que al pisar tus playas no vi nada nuevo,
que me senté en ellas a escribirte
que el horizonte viaja en los ojos de uno;
que sólo es una dirección y nunca un destino.
y que la brisa olía a mares antiguos
y sus cielos no son reinos de redimidos,
que la luna cada veintiocho días
es la sonrisa de amantes cínicamente eternos.

Y que al saber que allá nadie te había mirado
me dio tristeza entender
que tu búsqueda no ha terminado,
y que de tanta melancolía
he soñado que yo también he partido;
que me encandile de faroles y candilejas,
que aprendí de sextantes, mapas, brújulas
y relojes de arena y que el carajo en un barco
no queda tan lejos como pensamos.

Que para verde el de tus ojos y manzanilla tu aliento,
que sentado al filo de la banqueta te espero,
que tu partida quemó mis versos
en los cuales te envío
con señales de humo mi paradero
para halagarte con tinta de marinero,
a ver si tu norte se mueve y regresas más pronto.

Y que podría en sueños decir que te amo,
y repetirlo despierto a tu oído
y seguir y seguir con la espera he inventarte de nuevo,
o decirte amor que podría callarme
y sentarme en silencio a escribir tu poesía de nuevo…


Due® 5agosto09

viernes, 31 de julio de 2009

viento, caricia


Pienso y te recuerdo,
no estas lejos
pasas a mi lado de la mano del viento,
pasas y me acaricias,
lo sé, lo siento,
y atrás de tu caricia
se queda a mimarme el aroma de tu aliento,
atrás de tu aliento se me queda una sonrisa,
y la sonrisa se une a las arrugas de mis labios
-te extraño, no es reclamo-,
tu mano con el viento dicen que también me extrañas,
que me amas,
que tenga paciencia,
que aún no saldas los haberes de tus dudas,
que aún te falta recorrer algunos mares,
y sonrió porque aún te escribo,
-te amo y te espero, y te escribo que te amo-
y se pasa el tiempo,
naufragan dos suspiros,
pasa el viento,
tu mano me acaricia mientras un susurro,
acaso fantasía,
me dice que ya falta poco
que has leído la poesía que te envió con señales de humo,
y que el viento la respeta,
que la lees muy seguido,
y despierto del marasmo
y te sigo amando,
pasa el viento
siento tu caricia y, lo siento.

Due® 31 de julio09

jueves, 30 de julio de 2009

Tus dudas…


Es mi amor el que llevaste
atado a tus dudas a otros mares para compararlo,
para ponerlo en algunas madrugadas
de tu insomnio a merced de la mirada de la luna
a serenar con viento de la noche
y algo de melancolía en espera de certeza.

Es tu amor el que a mi lado titubeaba amor
-lo mío es amarte siempre en presente,
no requiero compararte-.

Es tu corazón quien vive esperanzado
de señales para entregarte sin reservas,
eres tú quien busca en equívocos lugares
las señales que en tu alma, en tus dedos,
en tus labios y en mí completo has tenido;
tus manos te lo han dicho,
tus dedos hormiguean,
tus labios por las noches
en tus oraciones, sé, me nombran.

¿Cuanto ya de que te fuiste?
No importa corazón,
tu retorno a mí será tarde o temprano,
tu llegada para mi no será ni antes ni después
lo sé, será sencilla sin preguntas y puntual.

Y no es que yo adivine con mi ego tu regreso,
ni tampoco que de vida sepa todo,
pero dicen soy poeta amor,
y si en carne y alma no regresas,
te compongo en versos de tus dudas,
te hago para mi un bello poema,
para amarte aquí a mi lado cada día
y cada instante de mi vida.

Due® 30julio09

lunes, 27 de julio de 2009

Mi palabra…


Ve amor, aún estoy aquí en donde me dejaste,
aún velando por lo nuestro.
No me he movido, te lo juro,
y me siento cada día más viejo.
Ha de ser el tiempo que se mueve
entre la gente y en las cosas de disímbola manera.

Sin embargo, cada día a las diez de la mañana
te recuerdo, tristemente, más por el respeto
que le tengo a mi palabra
que por la esperanza de volver a verte;
lo hago como ejercicio para que lo nuestro no se borre,
leo once minutos los poemas que en tu distracción
cuando te fuiste olvidaste,
y se mueven corazón,
todavía tiene vida,
todavía tienen el poder de arrancarme
de los ojos sangre blanca.

¿Cómo estas allá amor, aún me miras
de repente en la cara blanca de la luna?

Yo te extraño y respeto mi palabra de esperarte
sin preguntas todo el tiempo que haga falta;
sin embargo amor,
por mas que cuelgo la mirada
de las manecillas del reloj para que no se mueva,
en mi memoria se me escurre tu recuerdo,
-temo que te estás borrando-
y de nuevo cuando siento que eso pasa
meto la mirada y la conciencia en tus poemas,
y resulta corazón;
resulta que me llega en susurros el acento de tus besos,
me llega de tus playas como tenue brisa tu aliento,
y se nubla mi mirada,
y cierro tu poemario y se escucha la portada seca cual portazo;
y se encoge mi alma, y me empolvo de otro día,
y me quedo sordo escuchando tu silencio.

¿Cuándo vuelves, cuándo vienes a secar
de mis mejillas esa sangre blanca
y a soplar el polvo de mi alma?

No te apures corazón,
resuelve en calma los conflictos de tu alma,
ya veré mañana lo que invento
para engañar de nuevo al tiempo,
yo te espero,
yo te cumplo mi palabra.


Due® 27julio09

Otra cosa…


Dijiste adiós, lo sé,
pero me encontraba tan enamorado
que entendí un “hasta luego”,
-soñaba en ti mi amor-
me quedé aquí de fiel guardián
cuidando nuestro tiempo;
con sol, con luna, lluvia,
y mirando a cada rato el reloj de las eternidades,
convirtiendo el aire en suspiros,
leyéndome el futuro
en las tazas de café que no olían a nada,
mirando la ventana,
abriendo por las noches
la puerta previniendo algún retraso,
grafiteando las paredes con tu nombre
y firmando con un “por tu Dios, perdóname”.

Jamás supe cual era mi culpa,
ni el porqué me disculpaba,
yo te amo hoy,
en presente, así de llano.
-¿Qué no le creíste a la poesía
que a tu alma le compuse?-.
No te entendí ayer ni te entiendo hoy,
nunca comprendí porque tomaste
el camino largo de mis brazos al olvido.

Sin embargo al amarte entre las horas
que una a una conté como si fueran mi castigo,
comprendí mi amor, que el enamoramiento
es sobre los ojos una venda,
es prendarse de sutil mentira,
es dejar a un lado la razón
abriendo el corazón y estirando fantasías,

En fin… ¿cómo estas allá cariño?
yo me encuentro bien aquí en donde me dejaste,
y no lo niego amor, aún espero tu regreso,
ojalá cuando te vea de nuevo hayas entendido
que el amar es lo que siento,
y que lo tuyo corazón, lo tuyo es otra cosa.

Due® 2Julio08

sábado, 25 de julio de 2009

esa parte de ti...

Ha de ser el tiempo
y la distancia amor.

Esa parte de ti
que vive en mi
se ha ido borrando.

Ha de ser por ello
que el espejo,
cuando me miro en él,
nos extraña…

Due® 25julio09

martes, 21 de julio de 2009

Esperándote…


Aquí sigo amor,
flotando entre las letras
de los versos que te dediqué
a tinta suelta,
asido de la medialuna
como péndulo esperando tu regreso,
meciéndome en el tiempo
recordando el pasado
y asomándome al futuro amor,
sé que tu partida sólo es un paréntesis.

Soy paciente corazón,
en algún momento se terminaran tus playas,
y sé que en una noche en la que te haga falta luna
te hartaras de tus cangrejos
y sumiendo tu boca entre las manos
te preguntaras; ¿en donde estoy?,
¿cómo lo encuentro?,

tomaras el camino que tu alma indique,
-ella hace pausas, pero nunca se extravía-
y vendrás a mí amor.

Por ello te anticipo corazón,
que mientras tenga vida tú serás la mía,
y tu recuerdo y verte en mí futuro
mi aliento para seguir aquí amándote y tranquilo,
esperando sin preguntas
a que llegues corazón y con un beso,
me apees para siempre de la medialuna.


Due® 21julio09

martes, 14 de julio de 2009

Tú a mi lado


Amor, dicen los que saben
que la poesía es la gran mentira,
que es la forma de pintar con lápiz y en papel
aquello que no existe, aquello que por intangible
sólo es sentimiento en cada uno.

Dicen que la luna es luna y no refugio de amantes.
Aseguran con categoría que el horizonte es tan sólo
un destino y no las curvas de tu espalda.
Que lo que se siente con un beso
es la química reacción de los cerebros
y no el umbral de luz que lleva a otro mundo.
Los que saben dicen doctos que lo que escribí
en tu corazón es sólo un tratado inmenso de palabrería.

Yo les digo que les creo y me asumo entonces
–con pesar- como tu más amante mentiroso,

Sin embargo aquí estuviste, te mire, te palpe,
te bese; eso es realidad
y mi piel como los tres lunares de tu pecho son testigos.

No lo sé cariño, pero ahora que no estas conmigo
para oler el café de las mañanas,
ahora que soy yo
el que cambia el agua a las flores de la mesa,
el que come pan del otro día
y no encuentra en nada más que en tu recuerdo
el aroma manzanilla,
más te escribo, más me miento,
y les creo a los que nada saben pero sienten
y me asumo más como tu amante verdadero.

No estás, eso lo comprendo,
pero tomo lápiz y papel y va de nuevo,
yo escribiendo y tú a mi lado aquí cerquita
amándonos en cada uno de mis versos.

Due® 14 julio09

domingo, 12 de julio de 2009

De paso…


La idea de mi corazón es sólo amarte,
amarte amor tan sólo un rato,
con medida corazón,
sin abuso que se torne en obsesión enferma.

Hacerlo sin la razón que engañe a mis ojos
y me diga que en realidad no eres ángel ,
eso ya lo sé,
pero me fascino al mirar como despliegas
tus alas blancas y me abrazas.

Digo lo que siento corazón
- ¿locura, razón?, ¡amor!-
te miro con el corazón que es quien que sabe como amarte,
te veo con la razón y soy realista sin idealizarte,
te estoy amando amor tan sólo un rato.

Sé que estoy de paso,
que mas diera yo por ser eterno amor,
y así poder amarte.

Due® 12julio09

lunes, 6 de julio de 2009

Sin decir te amo...


Déjame contarte como está mi día;
por ti me suena a melodía,
me sabe fruta fresca
y el cielo viste de varios azules;
los blancos de las nubes se tomaron media tarde.

Huele un poco a tierra húmeda,
ha de ser la que quedo de ayer sumida en la morriña.
Del viento ni te cuento, pasa fresco, suavecito,
¡vamos...! Como aliento.

He visto golondrinas
sin embargo lo que siento es mas lindo
que el verano o la primavera.

Te mire a ojos cerrados,
te besé a corazón abierto
-vaya con mis cosas-
te sentí en el alma en éste lindo día.

Di la vuelta con la vista enamorada;
esa que me dices es de bobo y te ríes,
me senté en el respaldo de la banca de mi parque,
¿lo recuerdas?,
aquél que te mostré en las fotografías,
cerré los ojos
y sentí el viento cual si fuera tu mano en mi hombro,
escuche el canto de las aves; tu sonrisa maravilla.

Me puse muy atento y me dije;
éste día es tan tuyo se quedará en mi por siempre.
Sabe a lo tuyo, sabe sin lugar a duda a sinfonía.

Due® 6 julio 09

viernes, 3 de julio de 2009

Alma, vida…


Hoy me amaneció muy claro en mi cielo,
-y en mi mente amor-
sólo una pequeña nube por allá a lo lejos,
recordé tus cejas corazón
y quise prendar de ellas un amante beso,
pero estaba claro amor; tú sabes más de ello.

Y estaba tan claro amor que podía
tocar el cielo con mis dedos al pararme
de puntitas sobre el pie izquierdo,
sin embargo, todo era tan claro
que de inmediato supe que eso no es posible.

Y escuche a las aves de colores
y cantares majestuosos,
recordé tu risa alma mía,
y quise que la pluma más hermosa
de una de esas aves fuera
la que te escribiera el poema más divino,
pero estaba claro corazón;
el poema ya fue escrito y los amantes
lo recitan entre lágrimas, suspiros y sollozos.

Me senté en la cama y estiré los brazos,
todo el ambiente olía a cuando estabas,
olía a mandarina, a manzanilla,
a café y a pan recién horneado,
quise abrazarte, darte un beso
y en tu pecho reposar de toda mi tristeza.
Pero mi cariño, el corazón y la razón cayeron
en la cuenta de que mi alma vive en el cielo que le reglaste,
y mi vida, toda ella; de muy claros recuerdos.

Due® 3 julio 09

martes, 30 de junio de 2009

sin ti...



Que seca es sin ti

la cara bella de la luna,

la miro como siempre

-no te encuentro-

sé que estas del otro lado.



No importa

si mi vista no te alcanza,

ahí en donde estás,

es donde te guardo

mis plegarias...



Due® 30Junio09

lunes, 29 de junio de 2009

Medias verdades


Si hoy te hablara de estrellas,
mares, cielos,
medias lunas o lunas completas,
si te cuento de aves y sus vuelos,
de una ardilla, una orca,
de un suspiro enamorado o de otro en esperanza,
de una hormiga, de una gota,
de la mariposa más hermosa,
de una pisada mía, de tu huella,
de mi caminar sin prisa,
de ese tu correr si pausa,
del cantar y el mismo canto,
del silencio, de lo dulce y de lo amargo,
del aroma de las flores o fragancias de magníficos inciensos,
de las once campanadas de la iglesia de aquel nuestro parque,
si te deletreo colores que se ríen
del arco iris por que en él no viven,
si te rezo o te enseño ese mi silbar tu nombre en estribillo,
si te digo fruto, fruta, vida,
horizonte azul-naranja en lejanía.
Estaría contándote medias verdades,
hoy me sabes, hoy te huelo,
hoy te siento como comunión
que se hace con el pan recién horneado,
juzga tú a mi amor, amor, que hoy se despertó
pensando en ti y sólo cosas reales.

Due® 29junio09 ( en un dìa màs sin tì)

Desayunándote…


Que bellas mariposas me dejabas navegado
en la boca del estomago,
que bella era esa forma en la que se trastocaban
en avispas locas – y amor, picaban, vaya que picaban-
cuando te ausentabas a tus obligaciones.

La idea de mi corazón era amarte,
vi tu luz y me encandile del brillo de tu alma.

La acción fue el cambiar el mal hábito del desayuno
que acostumbraba antes de ti con café y tostadas,
para sentirte en mí con el cambio de lo bueno
y nuevo del aroma de la fruta y la infusión de manzanilla.
Poco cambio es cierto, pero muy enamorado.

No lo sabes corazón, nunca te lo dije, pero en tus ausencias,
esas que se daban cuando te ibas cumplir lo que era sólo tuyo,
leía en voz alta,
leía de fantásticas novelas y escribía a tu corazón poesía,
practicaba amor,
sentía que mi voz llegaba a tu lejanía,
creía que cuando en mis brazos estuvieras,
leería con mucho mas soltura embelesando tu mirada.

Tu mirada amor, nunca hicimos el amor a oscuras,
la habitación en verde-luz como tus ojos
en cada beso se iluminaba
¿lo recuerdas?,
dilo por favor,
no me dejes con la duda,
no me digas que sólo era mi imaginación tan desbordada.

Y ahora corazón, ahora que ya no regresas,
ahora que te has quedado a cumplir con lo tangible,
ya no hay mariposas, sólo avispas
que no pican pero que aún revolotean,
te recuerdan y suben y bajan del estomago a la garganta,
creo amor, que vuelan atraídas por tu labios que imagino,
el aroma de mi amor, y las frutas cada día por la mañana .

Due® 28Junio09

lunes, 22 de junio de 2009

Con luna de plata..


Déjame adelantarme amor,
y antes de que me digas el frio
“qué me cuentas” te digo, todo mi amor;
el viento me roza la cara de suave manera
seduciendo éste mí tiempo de nuevo,

la lluvia humedece mi cara y aún con frio
me paro en la esquina y alargo la vista
intentando mirarte de nuevo.
No se me quita la manía del café a media tarde
suspirando sin prisas y recordando tu risa.

Aún fumo corazón, mi cabello, mi ropa y mi piel
me huelen a ti y a tu alma
tal cual como cuando a mi lado estabas.
Me quite del cuello la piedra que me obsequiaste,
lastimaba mi pecho,
la he puesto junto a la ventana para que nunca
le falte ni sol, ni caricias de viento
y se alimente en las noches con luna de plata.

Mi andar ha cambiado un poco,
aprendió que el desconsuelo y el dolor
son parientes del suelo,
ahora camino con la mirada un tanto baja
buscando en el piso los treinta y siete pendientes
que por falta de tiempo nunca cumplimos.
Yo he cambiado muy poco corazón
y lo lamento, aún no se explicar lo que siento.

Te amo mi amor, eso no cambia ni con los días
ni con el tiempo eterno que llevo sin verte.
Recuerdo con mucha ternura cuando
en las noches de media luna la mirada peinabas.
¿Qué te cuento mi cielo? todo mi amor,
tú ya lo sabes; soy diferente.



Due® 22de junio09

sábado, 20 de junio de 2009

Uno más


Dime que ya no recuerdas cuando
te enseñe como se quita el frio de la piel,
de tu pasado y de todo lo que ahí habías acumulado
y que te saben agrios ahora mis te amo;
esos que te dije al oído y tatué entre líneas
en cada uno de los versos que te he dedicado.
Anda, dime qué no saben más a beso mío
cada uno de los buenos días que te dedicaba
día con día a las diez y diez de la mañana.

Dime que en tu mirar la luna se ha vuelto luna
y cuando la miras ya no rezas muy bajito
esas oraciones donde unías a futuro tu nombre con el mío
y que tu aliento no es más aroma-manzanilla,
que tu piel de oro no se enchina y reclama de mis manos
las caricias de escribir –amor- en cada parte de tu cuerpo.
Dime que en tus sueños no me tomas de la mano
y me borro de esa parte de tu vida que dices
que ya no es mía y me voy mirando al suelo
recogiendo mis recuerdos para hilarlos
sin metáforas hasta escribirte corazón,
en un sentido adiós, uno más de mis poemas.

Due® 20junio09

martes, 16 de junio de 2009

A tinta suelta...


En los versos, en las cartas,
en mi piel que sobrevive a tus caricias
aún después de arrancarla.
En la etiqueta del café que cambie por manzanilla
haciendo caso a la taquicardia que me acompañaba
en el desayuno al recordarte.

En aquel poema que con locos trazos escribí
sobre tu espalda para que nunca lo leyeras;
pero para que sintieras corazón
lo que es amar amor a ciegas.

En el cuento de nuestro futuro que escribí
sobre tu piel y se borro al primer regaderazo.
En el papel de mis poemas náufragos
que nunca te llegaron –o que nunca contestaste-.

En la absurda forma de marcharte
sin dejar sobre la mesa ni un recado,
ni las llaves, ni la tarjeta de presentación
con tu dirección para buscarte.

Te quedaste en tinta corazón;
a pesar de tu forma de ignorarme
y en lo extraño de tu olvido,
en mi tinta vives - tú lo sabes-,
te inventé a tinta suelta suspirando,
salpicando el teclado con los besos aún no dados,
con gotas de mis ojos, y con toda mi poesía.

Due® 15junio09 (Fin...)

Lo que no te escribo…


Esta mi ciudad que no conoces va girando,
y te extraño en lo que antes era y también
en cosas nuevas que recién descubro.
Todo va cambiando, incluso mi amor
que al extrañarte crece día a día.

Te extraño y te miro en los espectaculares
de la avenida rumbo al trabajo,
en el libro del romanticismo clásico
que describe con detalle toda singular belleza,
en aparadores de tiendas departamentales
en donde a cada maniquí lo viste tu presencia.

¿Qué ya no te digo que te amo?

Tal vez no con esas dos palabras,
y no lo hago para no gastarlas
en la cruel monotonía de las repeticiones.
Pero busca entre renglones,
en mis calles y en aquello no escrito,
lee tu primer poema – o éste corazón-
estoy seguro que al leerlo
y recordar el momento en el que fue escrito,
tu corazón te dirá con sus latidos
lo que por ti siento mi amor,
y lo que sientes que ya no te escribo.

Due® 15junio09

Adorador...


Yo no partí cuando te fuiste amor,
me quedé aquí observando tu espalda,
mirando tu andar de piernas largas,
extrañándote desde antes de que dieras
vuelta a nuestra página.

Aún estoy aquí amor,
con tanto o más cariño del que a tu alma
profesaba en aquellos nuestros tiempos;
te estoy guardando todo el mar
en aquella caracola rosa,
y mis suspiros en el aleteo
de los chupamirtos que visitan mi ventana,

Yo no partí más que el tiempo en dos amor;
el que se iluminaba con tu bella risa
y el de ahora que me sabe a cuando estabas.
Te estoy guardando con amor aquí el calor
que me brindaste en el alma;
lo tengo en todo el cuerpo corazón,
tus caricias se pintaron en mi piel eternas.

Te miro cada noche en su luna ;
y la invento cuando está nublado.
Te lo dije corazón, soy adorador del fuego,
me quedaré aquí añorándote, amor,
algunas veces como si no pasara nada,
y otras consumiéndome como pabilo.


Due® 11junio09

Una vuelta...


Y me paro de nuevo sobre un pie
en nuestra banca de aquella nuestra plaza;
y me toco la nariz al estirar la vista hasta allá
en donde la oscuridad de cielo se rompe
con la luna y las tres estrellas que semejan
los lunares de tu pecho,
me veo como loco y no te encuentro.

Y antepongo el “de” a tu apellido
continuando con el mío; lo hago en silencio
así como cuando sumerjo mi boca en la playera
para mencionar como oración tu nombre.

Hago todo como cuando estabas
y no me sabe a nada, bueno sí;
me sabe a mala broma,
a tostada mal dorada
y a teléfono desconectado.

Y me río al recordar tus gestos cuando te reías
de mis ocurrencias, y de tu nariz fruncida
como cuando hacías como conejito.
El viento no huele a manzanilla,
la lista de pendientes se quedo pendiente
y en ella no encuentro mandarinas.

Te dedico hoy tu ausencia corazón,
yo te amo, quizás mañana lo entiendas y te des,
lo menos para que te vea,
por aquí una vuelta.


Due® 11 junio 09

A conciencia


Hoy de noche decidí regalarme un momento;
para verte amor,
para mirarte en la luna con su faz color de nácar;
y tirarme con consuelo a la cama a soñarte,
y soñar que aún me amas,
y terminar juntos la lista de pendientes
que acordamos encerrar
entre paréntesis formados con los brazos;
y besarnos,
una, dos, tres veces… -
-como puntos suspensivos-
para que la historia no termine.

Y mirar tu rostro en mis parpados cerrados,
obsérvate fijamente sin pasado,
en presente,
y soñar que aún me espera un futuro a tu lado;
escucharte corazón,
atender a conciencia lo que dices,
tus canciones, tus suspiros,
y leerte cariñosamente el poema
que te escribí cuando llegaste.

Hoy de noche dormiré contigo;
te he mirado en la cara bella de la luna.
Soñare contigo, con tu aroma y los tres lunares de tu pecho,
cubriré los fríos de mi alma con recuerdos,
y mimaré el lado de la cama en donde faltas.

Hoy de noche, decidí estar contigo,
no me importa dónde te halles
ni tampoco si de otro amor te has prendido;
es mi decisión amarte amor,
te lo dije -¿lo recuerdas?- yo soy diferente,
sé amar de otra manera;
lo mío no se da en fragmentos,
sé entregarme como te entregué
mi corazón… a conciencia.

Due® 9 junio 09

Te dedico...


…un beso y otro, un abrazo,
la rosa roja que te debo,
el corazón completo.
La parte de mis sueños que recuerdo.
Aquella estrella que como lunar
adorna la sonrisa de la media luna,
y las lunas donde cada noche
se refleja el amor de quienes se ama a pesar de la distancia.
El aroma a mandarina.
Los primeros y dorados rayos del sol
de oro de cada primavera.
La llovizna tenue que forma el arco iris.
Mis retinas tatuadas con tu rostro.
Lo que tengo sin pensar si lo merezco.
Dos palabras verdaderas que no escribo
por temor a que se gasten.
Mi pésima caligrafía con la que te escribo a tinta suelta.
El amor sin prisas, corazón.
Los recuerdos buenos que te lleguen en las noches
de insomnio y que como tenue brisa cubra tu alma
para acomodarte con cariño en tus sueños.
Mi cruzar la calle distraído mientras silbó tu nombre en estribillo.
Doce tazas de infusión sabor a manzanilla.
Una nueva playa con todos sus cangrejos,
sólo medio mar; ese que está en calma.
El poema que escribí en tu piel
y que no recuerdo como terminaba.
Cada verso de amor e incluso aquellos que te sepan agrios.
Las diez y diez por las mañanas.
Mis caídas y fracasos con todos los: De pie, aquí no pasa nada.
El amor, amor; mi vida, lo que fue de mi y lo que viene.
Sólo lo que soy; ni más, ni menos.


Due® 5dejunio09 (En un día como cualquier otro).

Advertencia…


Esta noche de luna soy viento,
me fugué de mi cuerpo que yerto
en la cama se queda sin mí.
Te sugiero mi amor, no inhales profundo
ni trates como antes de verme en la luna,
mete tu cara en alguna novela, no duermas;
no vaya a ser que respires de mí,
y me meta en tus labios, te bese y te haga sentir,
o en tus sueños me sueñes haciendo contigo el amor,
y posea de ti, de una ves para siempre la parte de tu alma
que sé aún suspira por mí.
Te lo digo amor; me duelen los labios llamándote
a rezos, se quedan resecos, partidos y huecos
al mirar una noche y la otra los cielos vacíos sin ti.
Te lo advierto amor, me he fugado de mí,
esta noche soy viento, no inhales profundo,
ni duermas amor, no vaya a ser yo de tu gusto
y me quede por siempre en ti.

Due® 3Junio09

Polvo, corazón…



Hay quien parte despidiéndose,
y en ese su partir levantan polvo
que termina por nublar recuerdos
-dos lagrimas-
lodo y después, de nuevo polvo.

Pero no es quien parte el que dicta el efecto,
es el que se queda y llora o atesora su recuerdo
quien decide el sentimiento.

Otros cuando parten, incluso sin decir adiós
-dos lágrimas o muchas-
hacen de nuestro corazón el cielo;
es ahí en donde anidan,
es el corazón donde hacen su guarida
sin volverse nunca polvo por el resto de los días.

12 tú eres de estos

Due® 1Junio09

Aquí…



Tu amor se me quedó aquí, a un lado, al frente.
Mi pecho no se arrepiente,
guarda con amor el calor de tus mejillas
y las travesuras de tu cabellera de oro.
Me recuesto como entonces, cierro los ojos,
fumo; en cada bocanada te dibujo
y mis manos siempre enamoradas
disipan despacito el humo cual si acariciaran
los bellos arcos de tus cejas.
La ternura de mi corazón te abraza,
te recuerda y te ama.
Mis brazos yertos te reclaman, y los puños
quedan apretados en resguardo de esas dos gotitas
que lloraste cuando nos amamos.
Tu amor se me quedo aquí amor,
en el lado que aun te pertenece,
al frente como ruta al horizonte,
y sé seguramente que también atrás.
Fumo; otra nueva bocanada y se forma
parte de tu nuca como fantasía disfrazada,
tu espalda que termina en amor, tus alas,
tus muslos; ahora no acaricio nada, fantaseo y de nuevo fumo,
cierro los ojos, las dudas se disipan;
te quedaste aquí amor, a un lado, en el frente,
en toda mi razón y el alma.
El humo a mí alrededor se gasta,
el cigarro se termina,
despierto de mi utopía amor,
te quedaste aquí envolviéndome la vida,

Después te veo corazón; en mis sueños,
en el humo, en mi piel que huele a ti,
en mi amor que sabe a tu cariño y en mis fantasías.


Due® 1 junio 09

El amor nuestro



Hablemos amor, del amor,
del amor verdadero, amor,
del que soporta el frio
la lluvia y comprende
que eso es sólo frío y lluvia
y no soledad y llanto.

Hablemos amor del amor fuerte,
del que parece roca,
del que apuntala los corazones
después de las controversias,
de ese que no se agrieta
por discrepancias
pero sin duda respeta las diferencias.

Hablemos amor del amor fuerte,
de ese que no dice “tuyo o mío” porque
sabe que todo es nuestro y hace causa.
Hablemos del amor que soporta, amor,
agrias discusiones pero que jamás
entra en las agresiones.

Hablemos amor del amor que habla,
que comunica y comparte pesares,
de ese amor, amor, que sólo
usa el silencio cuando se besa.

Ven amor y hablemos del amor
que nunca se jura eterno
porque se sabe humano y por humano
perecedero, pero se nutre con detalles
y respeto a cada momento.

Hablemos pues amor, de éste amor
que en el enamoramiento dejo
de ser tuyo y mío para ser ahora
y a cada momento, el amor verdadero,
es decir, amor, el amor nuestro.

Due® 12mar09

¿No lo era?


¿No era amor?

Lo terso de tu mano acariciando
los nudos de las mías,
y tu corazón envuelto entre versos;
besos, abrazos y caricias.
Mis dedos enredando tus cabellos
a mi sueños y tus sueños atándome la vida.
El aliento amor; tu aliento manzanilla
que me diste sin pensar que en él
se disolvieron mis amargas pesadillas.
Tus labios en los míos mientras
le rezaba en místico silencio
a tu alma oraciones aun no escritas.
Tu mirada incrédula que me miraba
cuando entrabas a mi alma mientras
te leía cual si fueras una mágica poesía.
El anillo de la tapa del refresco
que en tu mano sirvió de símbolo
perfecto de unión, amor, cariño y afecto.
Tu piel de oro que abrazaba con cariño a mis sentidos,
y los dedos locos tuyos-míos que vagaron infinitos
por rincones que antes no tenían sentido,
-la luna amor- la luna donde nos mirábamos
cuando requeríamos una caricia tú allá y yo tan lejos.
El sexo elevado a la séptima potencia
que supo a mágica correspondencia y no a sexo,
las lagrimas que precedieran a tu risa
engalanando el ambiente cual si fuera lluvia
fresca que regara ese nuestro mundo
que en ese instante olía a jardín de frutas-mandarina.
-sin duda me perdí amor-

Pero, dime corazón…. ¿No lo era?


Due® 29 mayo 09

A solas


Mis papitos me enseñaron a querer;
Quiero a Tararí, a mis abuelos,
a mis tíos y hasta aquel vecino que
me jala los cachetes cada que me ve.

Sin embargo en ocasiones
no comprendo a mamita,
me enseña cosas que cuando
pongo en práctica la dejan pensativa.

Ayer me vio hablando solo y escuche
que le dijo a papá que tengo
un amigo imaginario, y pregunto;
¿no será algo de cuidado?

Yo no dije nada, pero me quede pensando,
si ellos me enseñaron a querer;
¿Por qué se afligen cuando me platico
a solas el cariño que me tengo?

(al niño que fuiste apenas “ayer”)

Due® 28 mayo 09 Un excelente dìa.

Gracias...



Te debo mucho,
sobre todo ése apagar mi fuego lento
que se abrasaba a la búsqueda de sexo simple,
loco, sin reglas ni contradicciones,
llano, absurdo, sencillo y de ocasión.

Ahora, no sé qué buscabas,
ni tampoco si conmigo lo encontraste.
Lo que sé es que al mirarte
trastocaste mis sentidos,
me cambiaste lo barato de aquel sexo
que buscaba en hacerte el amor, amor,
dulce para siempre con el corazón y con la mirada.

Due® 26 Mayo 09

Un punto...



Veo desde lo oscuro de éste tiempo
que no quieres hablarme,
no respondes,
la boca se te ha quedado seca,
muda,
tristemente para mí sin verbo.

Sabes que me ahoga tu silencio,
¿pero dime?
¿Qué no habíamos quedado
en nadar aún contra corriente
en el rio de palabras?.

Anda amor,
este mar en calma es muy bravo,
se empeña a toda costa en ahogarme,
en dejarme sordo de tanto no decirme nada,

hazme una tabla, te lo pido;
con un punto de respuesta y salgo a flote,
ya después pensamos como hacemos una balsa.

No me dejes corazón morir ahogado,
nunca prometí amor eterno, -soy perecedero-
ni tesoros, ni estrellas,
ni siquiera tierras nuevas.

Sólo te ofrecí un bailecito loco que durara media vida
–es todo lo tengo-
sólo te pedí nadar conmigo hasta llegar al puerto
construido con el verbo que anuda las palabras.


Due® 22mayo09

Fragmentos...


No comprendo cómo es que llegan a mi mente los recuerdos.
Es decir amor, vivo respirando el aroma de tu aliento,
manteniendo en la yema de los dedos
la tersura de cada caricia que le he dibujado a tu rostro.

Sin embargo corazón, en algunas ocasiones
me llegas a la mente por fragmentos;
tu rizosa hermosa cabellera, el arco de tus cejas,
tu piel de oro con aroma a mandarina,
la promulgación de amor que grabaste en mis retinas
cuando me miraste en silencio y me dijiste todo
-y no dijiste nada-.

Me llegas de a poquito,
como agua de llovizna en día soleado y me río amor,
disfruto al no encontrar los matices de tus ojos en el arco iris,
y te veo amor, te observo en cada recuerdo que le llega a mi mente
y te nombro muy quedito mirando hacia abajo...
lo hago así, como si tu nombre fuera misa
y le rezara con todo el corazón al mundo.

Due® 6mayo09

Piedras, corazón...




Tu piedra corazón, la que colgué en tu cuello
aquella tarde-noche en donde el amor
se nos hizo presente; es una piedra sencilla
sin embargo significa la más bella gema
que a la corona de Reyes o princesas les faltó.

Y la mía amor, la de ástato, la que con tus ojos
tan maravillosos encantaste, esa que al colgarla
en mi cuello me dijiste que significaba aquella
estrella que en un poema entre letras te obsequie,
-tienen que reunirse-

Una no es tuya así como la otra no me pertenece,
son de ambos, son de ese amor que en aquella
tarde-noche mientras nos amábamos se presento,
tienen el poder de trastocarse la una en gema
y la otra en asfalto, pero hay condición; tienen
que tocarse cual si se besarán ;una en mi pecho
y la otra en tu corazón.


Due® a mi 12: 10y11

Lagrima


A ti mi vida, ¿o a ti mi corazón?,
Como sea;
a mi edad no entiendo lo que es la vida,
no comprendo esas cosas el amor que engendra gente,
¡vaya!
ni perderme la oportunidad de ver mi descendiente,
ni perderme en el súper,
ni en el estacionamiento de los que se estacionan a beber parodias;
-a escondidas de la vida-

Pero sí te digo corazón ¿o vida mía?
hay dos formas de llorar; la que duele;
la que conmisera,
la maldita lagrima que tenuemente
destilada por el tiempo y sin amor ahí sigue viva,
vivamente inmensa, ¿conoció otra?, una que me cuesta
otra que se acuesta, otra que me cuesta bien llorar;
es la lagrima ¿honesta?, -aún no entiendo vida mía, o corazón?-
esa que se baja del camión
en el intento de darle un beso al desgraciado.

Y regreso; ¿corazón o vida mía?
La otra lágrima es aquella que se sale saladita del ojito,
-no del tuyo, más bien de su loca y bien enamorada…. mirada-
de la que no tiene apuesta con el tiempo;
ni resentimiento, ni un cabello en la solapa;
ni lo que la vida dio a tres en turno
ni le dio respiración artificial a la moral en turno;
en la buena, en la libre , en aquella que vive de gotitas
-no lo entiendes vida mía ¿o corazón?

Déjame un ratito reposar junto a tu ombligo,
-me duele el cuerpo-
Ahí te cuento
y si no me entiende … con un beso te lo explico…


Due® 16mayo09

Buenos días...


¿Cómo pinta hoy tu día?
¿En pastel, en oleo o acuarela?

A mí por ti me pinta en melodía…

Te lo regalo


He vaciado mi pecho
de estorbos,
de ruidos y gritos,
de viejos lamentos,
de vísceras,
musculo y fibra,
de suspiros
que sólo sabían a viento
y a fruta prohibida.
He sacado de él
hasta el aire,
los compases y sinfonías,
las alocadas arritmias,
el marcapasos sin pila
que siempre dictaba
mal el camino.
Saqué aquél horizonte
que miraba a diario
con sus colores,
aromas y valles,
su cielo, las nubes,
montañas y ríos
y su verdad extraviada,
He vaciado mi pecho
de pasajeros amores,
recuerdos, dolores,
angustias, rumores
y sangre sin brío.
He secado
a conciencia
la herida
de éste mi pecho
con tus palabras,
promesas,
versos y besos,
he desinfectado
el hueco
con tus mimos,
tu amor
y la sal de mi llanto.
Así está ahora
mi pecho amor,
¿lo quieres?
es tuyo, te lo regalo…

Embobado...


¿Después de setecientos versos no me entiendes?
No te apures corazón; hoy hable con un experto.
Me ha contado que el lenguaje es de dos;
y disímbolo amor , tan extraño como tú y mi corazón,
como la razón de ser honesto, o la razón de ser….de ser
-o la razón- así de simple mi cariño; somos dos.
Escribiré, escribiré y escribiré y después de toneladas de papel
sólo quedará la culpa, la inútil culpa del pedir perdón,
la estúpida disculpa del te amo... ¡si te amo!
-no lo niego amor-
nunca negaría que era tu corazón el que guardaba la razón
ni podría negar que setecientos versos
le dijeran a tu a amor lo que asiente en cada tono
este embobado corazón.

Due® 16 mayo 09

Cómo...


Me faltan palabras
pero no sentimientos
para decirle sin penas ni dudas,
que ya pertenece a mi vida
a mi amor y mis sueños
con esa su bella pureza
que ya desde siempre rondaba
cada una de todas mis fantasías.
Cómo no decirle que le amo
si al ver su adorable sonrisa
en cada medialuna y sin importar
la distancia le dibujo en mi mente
historias y cuentos, poesías y versos.
Cómo no hacerle saber que le dedico
todo mi aliento y se lo encargo
al viento para que presto le llegue
a sus labios como cálido beso.
Cómo no hacerlo
si con la primera mirada,
-regalo de diosas y Dios-
me dijo quedito; tu sueño se está cumpliendo.

Due® 4mayo09

Soledad


Llega de a ratos
o para siempre,
con palabras o con callando,
acecha en los tic tac
de algunos relojes,
debajo de la escalera,
sentada a la mesa,
corriendo por las arteria,
o en de pecho de los que rezan
para pedir pero nunca agradecen…
Husmea bajo los parpados
-de preferencia los húmedos-
y vuela montada en suspiros,
es decir; en los besos que no se han dado.
Olfatea descaradamente
la indiferencia y se divierte mirando
de cerca a las mejores promesas;
esas que no se cumplen.
Le gusta la almohada mojada
del llanto que no vale la pena.
Reposa, fuma, y toma café
en las esquinas que se derrumban
con informalidades.
Llega de a ratos y es consejera
de quien para amar se respeta
-así, vale la pena-
pero se anida en la morada fértil
de los que gritan tan fuerte
como su miedo y no dicen nada.
Llega de a ratos,
o para siempre… es inminente.


Due® 29abril09

.

Déjame


Déjame colgar un suspiro en tu mirada
deja que vaya muy juntito a donde miras,
en una de esas le toca el hombro a tu mirada
y lo despierta,
o lo emociona,
o algo pasa y descubre que mirar hacia el pasado
solo es cosa de soñar entre comillas,

y si en ese despertar tu mirada busca
un horizonte más tangible,
más concreto aunque lo mires
y lo sientas muy lejano,
que sea mi suspiro el que te aliente,

así si en una distracción voltea y me mira y se emociona,
y madura de suspiro a beso
y algo pasa, o te atrapa,

que sea yo el que este de frente a tu mirada,
y déjalo que sea aliento en lo que miras,
y si madura,
y si se hace beso,
y te emocionas,
que se quede de guardián celoso
junto a la sonrisa de tu boca


Due® 2Mar09