jueves, 17 de septiembre de 2009

En todas direcciones…


Hay veces que me asomo
a tu recuerdo y me dan ganas
de arrancarme de una vez
por todas esta piel que
ahora huele a lejía,
esta pinche piel que se entremete
entre tu caligrafía perfecta
y las hormigas que deambulan
ebrias recordándome el lugar exacto
en donde dibujaste con frialdad
el punto irreversible de tu cruel partida.

-Cuantas ganas tengo de sentir el frío
y el salitre derramado de la cuenca
de mis ojos, así; cruel en carne viva-

no sé como despojarme de la piel
donde escribiste el falso
te amo en todas direcciones
inventando nuevos puntos cardinales,
pues cada que lo intento se enreda
entres los dedos y las uñas
y las muerdo y las escupo al suelo
y se encuentran con mis hombros
y mis ojos que se adelantaron
a abonar la tierra del sepulcro
donde yacen yertos los verbos
con que conjugaste esa rosa de los vientos.

Due® 17septiembre09

1 comentario:

Anónimo dijo...

sentir mucho dolor en tu escrito, aun asi fue un placer leerte