sábado, 22 de agosto de 2009

A tu lado


no he dejado de escribirte corazón,
tu recuerdo me aligera las distancias,


te he escrito en tu espacio, en el mió,
sobre el humo del cigarro,
en las paredes donde guardo mi cerebro,
en lo mío que sigue siendo tuyo,
en el reverso de las cuentas,
en mi piel que no se presta a otras caricias,
en la corteza de nuestro árbol no amor;
por desgracia no supo esperarte
y se secó cuando le conté todo lo que te extrañaba,

en papeles de colores pequeñitos
que levantan vuelo en buscas de tu sino,
en las nubes con señales de humo;
a esas no les creas mucho, suelen confundirse
con las acuarelas que regala el horizonte,

en tu aliento que cuando te fuiste apropósito olvidaste,
en el reverso de los telegramas amarillos
que amenazan con que pague lo que debo
sin saber que el dolor que me quedó
de tu partida he pagado el karma de otras vidas,

en los cascos de los barcos de papel
cargados de poesía que pongo a flote
en los ríos de lluvia que corren
pegaditos a nuestra banqueta,

en el fondo de la taza de café gitano
donde leen mi futuro y no te encuentran,
en el polvo de la mesa
en mi diario del pasado
y en las notas de la vida
que me invento a tu lado…

Due® 23agosto09

2 comentarios:

Angus dijo...

Me gusta. Es hermoso. Muy, muy hermoso.

trendeotonyo dijo...

Felicidades, Francisco, por tu blog, por tu estilo y este fabuloso poema.
Un fuerte abrazo desde mi bahía.